Un lobo desde Mallorca al mundo

«¿Máscara? ¿Qué máscara?», responde muy extrañado a una pregunta fuera de lugar por parte del redactor. Tras las pertinentes disculpas y después de algún que otro gruñido, el Hombre Lobo Internacional accede a continuar con la entrevista. Se reveló ante el mundo en 2014 con su proyecto de ‘one man band’ (’one wolfman band’, apostilla enseñando los dientes), saliendo cada luna llena a mostrar su directo de rock’n’roll primitivo y salvaje, en el que toca la batería y la guitarra eléctrica al mismo tiempo que canta y aúlla.

Pronto llamó la atención más allá de la Isla y empezó a dejarse ver en festivales como Invasione Monobanda (Roma), Funtastic Dracula Carnival (Benidorm), Azkena Rock Festival (Vitoria), Surforama (Valencia), Fuzzville (Benidorm) o Night Owl Festival (Toronto), además de realizar innumerables giras por España, Francia, Italia, Suiza, Austria y Portugal.

Pero, sin duda, el mayor hito hasta la fecha en su bestial carrera ha sido actuar en el auténtico castillo del conde Vlad Draculea, en Transilvania (Rumanía), hazaña que quedó inmortalizada (nunca mejor dicho) en su álbum Live at Dracula’s House. Muy prolífico, lleva a sus peludas espaldas tres discos, otros tantos EPs y hasta un ‘cassette’. Acaba de lanzar su último trabajo, No Brain Rock and Roll, grabado, como el resto, en riguroso directo en lo que llama su ‘guarida’.

Identidad

Accede a revelarnos su verdadera identidad, de forma que podamos compartir con nuestros lectores quién es hombre detrás del lobo. Con todos ustedes… ¡Paul Chaney!. «Paul por Paul McCartney, y Chaney por Lon Chaney Jr., actor estadounidense célebre por su papel del hombre lobo en legendarias películas de terror de los años 40 y 50», revela.

«Soy un licántropo, y como tal, puedo transformarme de humano en lobo cuando quiera, que suele ser para tocar». ¿Y qué le aporta al Rock and Roll el ser ejecutado por un lobo?. «La música la inventó el ser humano, eso está fuera de discusión, pero los hombres lobo la hacemos más bestia y más salvaje, y de eso se trata el Rock and Roll: inmediatez, pasión, transformarte en un animal», reflexiona. En lo que toca a su carrera musical, «ser un hombre lobo me ha dado oportunidades, sobre todo en el extranjero, porque es algo único: ser humano es normal, ser lobo es extraordinario», reconoce. «Al ser mitad humano, me llevo bien con las personas, pero la verdad es que la gente está muy chiflada, y más con todo el tema del virus: no han evolucionado nada», se lamenta.

El Hombre Lobo Internacional actuó recientemente en la gala de inauguración de una sala de conciertos en Burdeos. El éxito fue total.