Un dilema en la grada

Pendientes de la evolución de la crisis sanitaria, pero a la vez mirando hacia una temporada 2020/21 que se acerca vertiginosamente, la preocupación entre los clubes deportivos a la hora de contar con el apoyo de sus aficionados en la grada les ha llevado a moverse. Y la respuesta de las instituciones ha sido inmediata. No en vano, la Direcció General d’Esports, en coordinación en todo momento con Salut Pública, está trabajando en la elaboración de una normativa con la que regular el acceso y la capacidad de los diferentes recintos deportivos, tanto al aire libre como cubiertos, en vistas al próximo ejercicio.

EIN excepción del Real Mallorca, el resto de competiciones y categorías están bajo el paraguas y el control del Govern, que ha palpado la inquietud de diferentes clubes a la hora de iniciar sus respectivas campañas de socios sin saber a ciencia cierta de qué aforo podrán disponer en sus recintos y a la vez ofrecer a sus seguidores.

Die normativa vigente en Baleares tras el levantamiento del estado de alarma establece que las competiciones se podrán celebrar con público, con un límite del 75% del aforo y un máximo de 1.000 personas en instalaciones al aire libre y 300 en recintos bajo techo.

Medidas

Igualmente, se recuerda que se debe garantizas en todos los casos una distancia de un metro y medio entre el público asistente, siendo obligatorio el uso de mascarilla. De la misma manera, todas las competiciones deportivas con una previsión de participación de 150 personas deberán contar con un permiso especial otorgado por la Conselleria d’Afers Socials i Esports, que en todo este proceso trabaja de la mano junto a sus homólogos de Salut Pública.

Esports ya ha recibido peticiones verbales y por escrito al respecto, centradas en los clubes que son usuarios del Palau de Son Moix (Palma Futsal, Palmer Alma Mediterránea Palma o Urbia Palma), cuyo aforo roza los 4.000 espectadores y que, en este momento, no podría dar cobijo a más de 300. Por ello, se solicita poder elevar la capacidad, al menos, a una cuarta parte, superando el millar de potenciales espectadores. Así, podrían poner en marcha una reducida campaña de socios.

Tener el control directo sobre esas competencias por parte del Govern permite agilizar los trámites y tener más esperanzas de conseguir esa meta. Eso sí, la ampliación de aforos que estudia el Govern, en coordinación entre Salut y Esports, estará muy condicionada por la evolución de la pandemia y las medidas sanitarias que podrían tomarse si crece el número de casos positivos en el archipiélago, o bien esas imposiciones llegan desde el Gobierno central.

Ventajas

El Consejo Superior de Deportes (CSD) sigue aconsejando la ausencia de público en las gradas, pero desde el levantamiento del estado de alarma, cada comunidad autónoma tiene potestad plena para gestionar esta situación en concreto.

Eventos como el playoff de ascenso a Segunda B, celebrado en el campo de fútbol de Santanyí, o el de ascenso a Tercera División, en Son Malferit, contaron con la presencia de aficionados en las gradas, bajo un estricto control y cumpliendo con la normativa sanitaria vigente en las islas.

El presidente del Palmer Alma Mediterránea Palma de la LEB Oro, Guillem Boscana, confirmó esos contactos y comentó que, en este aspecto, la FEB «se lava las manos por ser competencia autonómica».

El hecho de que las competencias para fijar aforos sean autonómicas podría derivar en agravios comparativos entre regiones, en función de los criterios que cada autoridad sanitaria y deportiva siga.

De momento, Baleares ya se pone manos a la obra para intentar dar una solución a un problema que impide a los clubes poder definir sus campañas de socios o abonados.

Desde la Direcció General d’Esports del Govern, a través de su titular, Carles Gonyalons, ratifican esas gestiones con Salut para poder ampliar los aforos hasta ahora establecidos. Eso sí, recuerdan que los posibles cambios vendrán muy marcados por la situación sanitaria que vivan las islas.

Una medida clave para ligas nacionales

Las limitaciones de aforo vigentes en Baleares merman la capacidad de atraer a aficionados, especialmente de los clubes que militan en categorías nacionales. Los más afectados serían los deportes que se juegan bajo techo.

Clubes como Palma Futsal, Urbia Palma, ConectaBalear Manacor, Ushuaïa Ibiza, Avarca y Hestia Menorca y otros más serían los principales beneficiados. En el caso particular del Hestia Menorca, el Palma Futsal o el Palmer Alma Mediterránea Palma, todos ellos movilizan a miles de aficionados en cada uno de sus partidos. Contar con 300 seguidores en las gradas supondría un duro revés para estas entidades.