Un ciclista con su loro y 3 bañistas detenidos en Baleares por incumplir el estado de alarma

Un aficionado al ciclismo que pedaleaba acompañado de un loro y tres bañistas que se enfrentaron a un agente, figuran entre las trece personas detenidas por desobediencia en Baleares durante las pasada 24 horas.

La Delegación del Gobierno ha informado este lunes que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en coordinación con las Policías Locales del archipiélago, detuvieron este domingo y la madrugada del lunes a ocho personas en Mallorca y otras cinco en Ibiza tras incumplir las restricciones del estado de alarma decretado a raíz de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

La Policía Local de Ibiza arrestó este domingo al mediodía a dos mujeres y un hombre por enfrentarse a un agente en la playa de Talamanca. Una patrulla se dirigió a los ciudadanos al verles en la arena fuera del horario establecido. Ninguno colaboró con los funcionarios policiales. El hombre empezó a increpar a un agente hasta que se abalanzó sobre él, lo tiró al suelo y le sumergió la cabeza en el agua. Gracias a la intervención de otra policía, pudo ser liberado. Mientras, las dos mujeres trataron de entorpecer la actuación policial. Al final, varias unidades acudieron al lugar y los tres ciudadanos acabaron detenidos.

La Policía Nacional sorprendió la pasada madrugada en Ibiza a un hombre de 51 años cuando circulaba en una bicicleta con un loro. Le constaban tres actas administrativas anteriores y una detención por desobediencia. De nuevo fue arrestado. Poco después, los agentes detuvieron a un peatón de 36 años en Ibiza que paseaba por la calle sin causa justificada y había sido denunciado ya otras dos veces.

En Mallorca, la Guardia Civil arrestó ayer a un ciclista de 51 años tras ser interceptado cuando circulaba junto a otro en bicicleta por Alcúdia. Los agentes le informaron de que podía practicar deporte pero de forma individual, si bien él hizo caso omiso y reaccionó de manera agresiva. El ciudadano se negó a guardar la distancia de seguridad con los guardias y a seguir sus reiteradas indicaciones. En Pollença, la Guardia Civil detuvo a otra persona por desobediencia tras ser sorprendida en compañía de otras dos bebiendo en la vía pública. Había sido denunciada seis veces. Sus dos acompañantes fueron propuestos para sanción.

Por su parte, la Policía Local de Manacor arrestó la pasada madrugada a un joven de 21 años, con tres actas administrativas anteriores, después que tratara de huir corriendo de los agentes quienes momentos antes le habían sorprendido paseando por la calle.

En Palma, la Policía Nacional detuvo a cinco personas por incumplir las restricciones del estado de alarma. Una de ellas, un conductor de 34 años, fue interceptado ayer al mediodía cuando salía del poblado de Son Banya. Había sido propuesto para sanción en cinco ocasiones, le constaba un arresto del 1 de mayo y, además, carecía del carné de conducir. Horas después, una pareja fue interceptada la pasada madrugada cuando salía también de Son Banya en un vehículo que trató de evitar un control policial. El conductor acumulaba cinco denuncias por desobediencia y la mujer, cuatro. Ambos fueron arrestados.

Por último, la Policía Nacional detuvo ayer por la tarde a un hombre de 36 años, con tres actas anteriores, cuando paseaba por el centro de la capital balear sin motivo justificado. Dos horas después, una mujer de 35 años fue arrestada a las afueras de Palma. Le constaban dos propuestas de sanción por desobediencia.

Respecto a las infracciones detectadas por desobediencia, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, junto con las Policías Locales del archipiélago, levantaron ayer 761 actas administrativas en Illes Balears por incumplimiento de las restricciones acordadas en el estado de alarma. Del total de propuestas de sanción, 421 se registraron en Palma, 12 en Ibiza, 17 en Mahón y 3 en Ciutadella.

Por otro lado, el aeropuerto de Son Sant Joan, en Palma, registró este domingo la llegada de 225 pasajeros, mientras que otros 220 salieron de Mallorca en los 14 vuelos que operaron, según los datos de la Guardia Civil. El aeropuerto de Ibiza recibió 87 viajeros en tres vuelos de entrada y otros 66 abandonaron la isla en tres vuelos de salida. El aeropuerto de Menorca contabilizó ayer a 27 personas que llegaron y 36 se marcharon de la isla en cuatro vuelos programados.