Un ‘cementerio’ de posidonia en Cala Comtessa

La asociación de ecologistas Mallorca Blue ha denunciado en un vídeo la gran cantidad de posidonia arrancada por las anclas de las embarcaciones que visitan Cala Comtessa, en Calvià.

Los activistas denuncian que el fondo del mar se ha convertido en un «cementerio de posidonia desarraigada y escombros». Según explican, las embarcaciones que anclan muy cerca de la orilla destruyen un hábitat «antiguo y valioso» para toda la sociedad.

«El emisario no es el problema que degrada los pastos marinos, la planta de tratamiento realiza el máximo que exige la ley. Las praderas de posidonia, además de secuestrar carbono de la atmósfera, oxigenan, retienen y absorben la contaminación del agua y la entierran, purificando el agua de mar», aseguran desde Mallorca Blue.

Por otra parte, Ports IB asumirá la gestión de las 23 zonas de campos de boyas regulados que determina el Decreto de Posidonia, con el con el objetivo de mejorar la gestión, la eficiencia y el control de las instalaciones de los parques de boyas de bajo impacto. Así lo anunció este lunes en una rueda de prensa el conseller de Movilidad y Vivienda, Marc Pons, y el conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, quienes han destacado la coordinación entre los dos departamentos del Govern para la protección de esta planta acuática.

Actualmente ya están regulados los campos de boyas en Ses Salines, Espalmador, Cala Blava, Caló de s’Oli, Fornells, Illa d’en Colom y Sant Elm. Estos campos son gestionados ahora por la Conselleria de Medio Ambiente mediante contratos externos.

De las 23 áreas a regular determinadas por el Decreto de Posidonia, Ports IB comenzará con los proyectos y gestión de cinco zonas, para asumir después las zonas que actualmente gestiona la Conselleria, una vez finalicen en 2021 los contratos de externalización. Así, de forma progresiva Ports IB irá desarrollando los proyectos del resto de zonas con el objetivo de acabar gestionando todas.

La institución asumirá en primer lugar la redacción del proyecto y la gestión de Illa de l’Aire (Menorca), Sa Foradada (Mallorca), Es Caló (Mallorca), Cala d’Hort (Ibiza) y Cala Vedella (Ibiza), por ser áreas de máxima afluencia.