Tomaz Braga, Jugador del Palma Futsal: «Sufro por mis padres»

Desde Son Ferrer y con su mujer y su hija de cuatro meses, uno de los capitanes del Palma Futsal, Tomaz Braga, lleva bien el confinamiento, aunque no puede evitar la preocupación que le generan las noticias que llegan desde Sudamérica. Sufre desde la distancia por sus padres en Brasil y confía en que la situación se revierta pronto para volver a disfrutar del fútbol sala.

—¿Cómo es su rutina diaria?

—Me levanto sobre las 8:30, voy al baño, cambio el pañal y preparo el desayuno sin prisas. Luego, hago el entrenamiento diario, me ducho, comemos y por la tarde estamos con la niña o viendo series.

—¿Cómo es su entrenamiento?

—Todos los días el club nos pasa una sesión y al estar en una planta baja con algo de espacio puedo jugar con el balón y hacer algún esprint. Los entrenos con videoconferencia motivan más.

—¿A qué hora se quita el pijama?

—Al levantarme, pero a las 18:00 me lo vuelvo a poner (risas).

—¿Qué es lo que no puede faltar en su nevera?

—Yogur por mi mujer, jamón de pavo y agua.

—¿Cómo hace la compra?

—Voy con mucha tranquilidad y hago compras grandes. Si algún día me toca y está muy lleno, me doy la vuelta.

—¿A qué le dedica más horas?

—A la peque, las series y el móvil.

—¿Qué videojuego le entretiene más?

—Estoy jugando otra vez al ‘Futbol Manager’.

—¿Con qué compañero cree que podría pasar mejor la cuarentena y con quién no podría aguantarla?

—Con Nico (Sarmiento) me lo pasaría mejor y quizás no podría haberla pasado con Ximbinha.

—¿Quién del equipo cree que lo puede llevar peor?

—Creo que Nico y Barrón porque le gustar salir a la calle.

—¿Ha mejorado con los fogones? ¿Cuál es su especialidad?

—Sí, me gusta mucho cocinar. Mi plato son los espaguetis al ajillo con gambas.

—Recomiende una serie.

—Juego de Tronos.

—¿Qué película ha visto estos días que aconsejaría?

—Gladiator.

—¿Un libro?

—’Yo, Julia’.

—¿Ha estado mirando fotos antiguas? ¿Cuál o cuáles le han traído los mejores recuerdos?

—Una de Brasil con mi familia del día de mi boda y otra de la final de la Copa del Rey que me ha traído buenos y malos recuerdos.

—¿Qué es lo que peor lleva?

—No poder estar haciendo lo que más me gusta.

—¿Qué ha notado que echa de más en falta al no poder salir de casa?

—Dar una vuelta por la calle, ir al parque o salir.

—¿Qué es lo primero que hará cuando se termine el confinamiento?

—Si se pudiera me gustaría poder hacer una barbacoa con los compañeros o que vinieran a casa.

—Del 1 al 10 ¿cómo está su estado de ánimo?

—Estoy bien, creo que un nueve, porque me falta el fútbol sala.

—¿Qué sacará de positivo de toda esta situación?

—Vamos a valorar mucho más la salud y la vida. Parecía que lo importante era trabajar y ganar dinero, pero aprenderemos que hay que dar gracias por la salud y valorar las cosas del día a día.

—¿Le ha emocionado algo?

—Me ha resultado duro ver las noticias que llegan de países de Sudamérica que están en situaciones críticas. Me afectaron las imágens de Ecuador con los cuerpos en plena calle. Estoy echando de menos a la familia por la situación que se vive en Brasil. Mis padres son un poco mayores y sufres desde la distancia.

—¿Qué perspectivas tiene sobre el regreso al trabajo y la competición?

—Soy muy optimista, pero mandan es el Gobierno y la liga. Intuyo que cuando mejore y se normalice podremos trabajar y volver aunque sea a puerta cerrada. Con un mínimo de control considero que se reanudará.

—¿Cómo cree que debería terminar la temporada?

—Si se reanuda en mayo o junio se puede acabar la temporada, quizás con un playoff más corto o directo.

—¿Qué considera que sería lo más justo si se da por cancelada la campaña?

—Es complicado. Considero que deberían producirse descensos porque se ha disputado buena parte de la liga y tal vez Movistar Inter debería ser el campeón.