Simón: «En el supermercado hay mayor riesgo para una familia que si se va sola a pasear»

La decisión inicial del Gobierno de permitir un alivio de las medidas de movilidad para los niños con salidas al supermercado, farmacias o bancos, –después rectificada para permitir paseos– generó una importante polémica. Los expertos de la Comisión técnica de gestión del coronavirus ha valorado, a preguntas de los periodistas, si es adecuado que los niños vayan a hacer la compra. El doctor Fernando Simón ha asegurado que «en el supermercado hay una proximidad mayor y, por tanto, mayor riesgo para una familia, que si se va a pasear sola por una calle».

El comité científico ha asegurado que ellos plantean algunas medidas que luego no depende de ellos únicamente su implementación. En ese punto, Simón ha subrayado que, «desde el punto de vista epidemiológico, cuando empieza a descender la transmisión, las medidas se pueden ir aliviando, siempre que ello no implique un aumento de riesgo».

Con la posibilidad ya autorizada de que los niños de hasta 14 años puedan salir a pasear con sus padres, – las medidas concretas las anunciarán este fin de semana-, el doctor Fernando Simón ha advertido de que «un núcleo familiar, que ha mantenido el confinamiento, supone el mismo riesgo en casa que en otro sitio si están solos. Es decir, no suponen un riesgo de transmisión si no se juntan con otras familias que sí pueden ser susceptibles de tener COVID-19 y por tanto capacidad para transmitir la enfermedad».

Sobre los supermercados, el director del Centro de Alertas Sanitarias ha advertido que los menores podrán acompañar a sus padres en esta tarea pero «no tendría sentido que los supermercados volvieran a masificarse. Si las familias pueden sacar a sus hijos, a lo mejor tiene sentido no llevarlos al supermercado».

Mascarillas para niños

Sobre si será necesario que los menores lleven mascarilla, como medida de protección, Fernando Simón ha recordado que las mascarillas son «una recomendación, hay otras más importantes como el distanciamiento. Por tanto si accedemos a un espacio y vemos que puede haber aglomeración, igual merece la pena darse la vuelta y esperar a que no lo haya».