Sánchez anuncia una tercera prórroga que incluirá la salida de los niños a la calle

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que los niños podrán salir a la calle «con condiciones» a partir del 27 de abril, tras anunciar que pedirá al Congreso una nueva prórroga del estado de alarma hasta el 9 de mayo incluido. Y, aunque ha matizado que todavía se debe estudiar con los expertos el techo de edad para poder salir a la calle, ha avanzado que el punto de referencia es el de la Ley de Salud Pública, que son los 12 años.

En rueda de prensa telemática en La Moncloa, Sánchez ha señalado que la extensión del estado de alarma no va a ser igual que las anteriores y ha anunciado que los expertos consideran que es posible aliviar uno de los supuestos que más afecta a las familias y a los hijos e hijas y nietos y nietas.

Así, ha anunciado que, tras consultar a los especialistas en psicología, en pediatría, al Comité de Expertos y a los científicos que trabajan en la desescalada, mañana trasladara a las comunidades autónoma y a las Cortes, el «parecer favorable» del Gobierno para «aliviar» el confinamiento de los más pequeños a partir del 27 de abril.

«A partir del 27 de abril, el Gobierno de España tomará medidas de alivio para el desoconfinamiento de los mas pequeños y que puedan salir a la calle. Estas salidas, naturalmente, van a estar limitadas y sujetas a condiciones para evitar contagios», ha precisado.

Asimismo, ha señalado que quiere escuchar el parecer de los responsables autonómico en una nueva comparecencia de presidentas y presidentes, que tendrá lugar este domingo. «Se trata sólo de un pequeño alivio dentro de la regla general de confinamiento que seguirá en vigor durante varias semanas», ha recalcado.

Sánchez no ha precisado en qué consistirá esa flexibilización insistiendo en que a partir del 27 de abril se dará la oportunidad a los niños y niñas de salir de sus casas y poder disfrutar de un rato al día de aire libre.

El jefe del Ejecutivo ha apuntado que se va a entrar en un momento de desescalada y de transición a una nueva normalidad, dando pasos «progresivos» y con las «máximas precauciones». En todo caso, ha recalcado que son conscientes de la realidad que viven muchos niños y niñas, en hogares de 40 o 50 metros cuadrados, y de su necesidad de «salir a la calle a oxigenarse».

«Definiremos en la próximas semanas cuáles serán los criterios, requisitos y motivaciones para que los niños puedan salir y bajo qué criterios de seguridad», ha añadido.

En este sentido, ha recordado que al igual que han hecho empresas y trabajadores que han vuelto a la actividad, todos pueden contribuir a frenar y controlar el virus adoptando medidas de protección, distanciamientos social e higiene y usando mascarillas.

Sánchez quiere trasladar en primer lugar la propuesta del Ejecutivo a los presidentes autonómicos, según ha insistido, que debe hacer bajo el criterio, amparo y asesoramiento del Comité Científico que guía al Gobierno, que les han trasladado que tomar la medida de alivio del confinamiento de niños y niñas «no representa un riesgo».

El presidente del Gobierno ha explicado que el nuevo estado de alarma no será igual y ser irá levantando por fases después de que los españoles hayan dado «una lección ejemplar» y hayan sido «los ciudadanos occidentales que con más rigor han cumplido las restricciones».

«Con el sacrificio de todos hemos logrado contener la propagación del virus», ha subrayado Sánchez, quien ha insistido en que «los logros obtenidos aún son insuficientes y frágiles» para levantar el confinamiento de forma absoluta para toda la población.

Sánchez se ha mostrado favorable a que la desescalada sea por territorios, pero no tiene porqué ser «por comunidades autónomas, ni siquiera por provincias». «¿Tenemos que dar una respuesta homogénea en la desescalada? Yo creo que no, podremos darla diferente. Pero no tiene por qué ser una comunidad autónoma o una provincia», ha explicado.

La OMS exige para el desconfinamiento que la transmisión esté controlada; el sistema de salud debe estar en condiciones de detectar nuevos test; tener bajo control los lugares de mayor incidencia; un control de personas para evitar contagios importados; prevención estricta en lugares de trabajo y centros educativos, e información sobre higiene y distancia social, ha recordado Sánchez, y todavía España «está en la senda».

Por ello, entiende que todavía no es el momento de afrontar el desconfinamiento total.

Pese a los progresos conseguidos, Sánchez ha admitido que no se puede pasar «a la fase dos, a la desescalada» porque los logros son «insuficientes pero sobre todo frágiles, y no los podemos poner en riesgo con decisiones precipitadas».

No obstante, ha comentado que la nueva prórroga del estado de alarma no será como las anteriores: «Vamos a estar en distintos estados de alarma. Los progresos de estas cinco semanas nos permiten tomar decisiones y vislumbrar esas decisiones», ha dicho.