Reino Unido da el ‘pistoletazo de salida’ a la vacunación en Occidente

Reino Unido ha comenzado este martes la vacunación masiva de su población contra la COVID-19, convirtiéndose en la primera nación occidental en hacerlo, en un esfuerzo global que plantea uno de los mayores desafíos logísticos en la historia de tiempos de paz.

En el denominado ‘Día V’, los trabajadores de la salud comenzaron a inocular a la población con una inyección desarrollada por Pfizer y BioNTech, en el que será un caso de prueba para el mundo en su lucha por la distribución de un compuesto que debe almacenarse a menos 70 grados centígrados.

Margaret Keenan, una abuela que cumple 91 años en una semana, se convirtió en la primera persona en el mundo en recibir la vacuna fuera de un ensayo cuando recibió la inyección en su hospital local en Coventry, en el centro de Inglaterra.

El lanzamiento alimenta la esperanza de que el mundo esté dando un vuelco en la lucha contra una pandemia que ha matado a más de 1,5 millones de personas, siendo Gran Bretaña el país europeo más afectado con más de 61.000 muertes.

Reino Unido es la primera nación a nivel mundial en comenzar las inoculaciones masivas con la inyección Pfizer-BioNTech, una de las tres vacunas que han reportado resultados exitosos de ensayos amplios después de haber sido desarrollada en un tiempo récord.

Otros países

Rusia y China ya han comenzado a proporcionar vacunas candidatas de producción nacional a sus poblaciones, aunque antes de que se hayan completado los ensayos finales de seguridad y eficacia.

En España, enero es el mes elegido para iniciar el proceso contra el virus SARS-CoV-2, aunque la campaña de vacunación se desarrollará durante meses en tres fases. Será voluntaria y gratuita entre una población con un alto porcentaje de ciudadanos que, según las encuestas, parece reacio a vacunarse.

Bélgica ha anunciado que estará preparada para iniciar la campaña de vacunación el 5 de enero, voluntaria y gratuitamente, y planea inmunizar primero a los trabajadores del sector de la salud y los cuidados, como personal de residencias de ancianos, seguidos de los mayores de 65 años, en tramos de edad y empezando por los más mayores.

Su vecino, Países Bajos, espera iniciar el proceso la semana del 4 de enero «en el escenario más favorable», aunque varias organizaciones sanitarias locales consideran «prematuro» ese calendario. En el primer trimestre deberían estar vacunados 1,6 millones de neerlandeses de los grupos más vulnerables.

Francia, que ha sufrido una fuerte segunda ola de la pandemia, tiene derecho al 15 % de las compras de vacunas llevadas a cabo de forma conjunta por la Unión Europea; contará con 200 millones de dosis, con lo que podrá vacunar a 100 millones de personas, una cifra superior a los 67 millones de franceses censados. El Gobierno, como la mayoría de los europeos, garantiza que la vacuna será gratuita y calcula que la campaña de vacunación, que comenzará a finales de este mes, costará 1.500 millones de euros.

En Portugal, la primera fase afectará en enero a 950.000 de los 10 millones de habitantes y serán mayores de 50 con patologías de elevado riesgo, usuarios y personal de residencias, sanitarios en primera línea y otros trabajadores de servicios críticos.