Rafael Bengoa: «Es necesario convencer de la efectividad de las vacunas anti COVID»

Rafael Bengoa (Caracas, Venezuela, 1951) es doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad del País Vasco (UPV) y máster en Salud Comunitaria y Gestión por la Universidad de Londres. Experto en salud pública y firme defensor de una sanidad pública universal fue consejero de Sanidad y Consumo del Gobierno vasco (2009-2012).

En 2013, asesoró a la Secretaría de Estado de EEUU en la reforma sanitaria y fue asesor de Barak Obama. En el ámbito internacional ha trabajado 14 años en la Organización Mundial de la Salud (OMS) y actualmente codirige el Instituto de Salud y Estrategia (SI-Health).

Su reciente conferencia en el Cercle d’Economia de Mallorca fue alabada por representantes del estamento empresarial, médico y político de las Islas, principalmente por sus comentarios y visión de lo que hay que hacer para evitar más contagios y el debate que tiene que haber con la vacuna.

¿Para un destino turístico como Baleares, considera que es vital que la población residente esté vacunada contra la COVID-19 y visitantes?

—Sí. Es más, hasta el 70 % de la población debería vacunarse. En relación a los viajeros deberían de estarlo también o si no, de aquí a primavera que tengan un certificado de test negativo.

¿Cuándo cree que podrán estar operativas las vacunas como Pfizer, Moderna y las que están a punto de salir al mercado?

—En España se empezará a vacunar de forma ambiciosa en primavera. Primero a grupos vulnerables y profesionales de la salud y servicios sociales.

¿Las mascarillas, pese a su incomodidad, han sido efectivas para disminuir el número de contagios en España?

—Sí. Las mascarillas han reducido entre un 50 y 60 % las infecciones en nuestro país. España se adelantó bien al adoptar esta medida preventiva.

¿Tendrá que ser obligatorio vacunarse o será voluntario?

—Hay que educar y convencer, no obligar. La seguridad de las vacunas anti COVID estará asegurada, pero es necesario explicar y convencer de su efectividad.

Baleares ha intentado establecer corredores turísticos seguros. ¿Estarán operativos para el verano?

—Probablemente sea posible para Semana Santa, principalmente porque en ese momento concurrirá la suma de nuevos test rápidos más fáciles de usar en casa y estará parte de la población vacunada.

PCR, test de diagnósticos, pero cuándo llegarán los test de saliva. ¿Hay interés por parte de las farmacéuticas para sacar este tipo de test en el menor tiempo posible?

—Es posible que a principios del 2021 surjan los test de saliva. Se están estudiando ya por las agencias reguladoras para asegurar su fiabilidad, especificidad y sensibilidad frente al virus.

¿Qué opina sobre que un virus pueda paralizar la economía? ¿La globalización ha sido clave?

—Que estamos afectando al medio ambiente y el ecosistema. Este binomio facilita la interacción entre el mundo animal y humano. Si a eso le añadimos la globalización, hemos creado sin querer un caldo de cultivo perfecto para que se extiendan los virus pandémicos.

¿Cree que los países han estado a la altura de las circunstancias a la hora de tomar medidas preventivas contra la pandemia?

—La primera oleada se puede considerar como una tormenta perfecta e imprevisible en todos los aspectos. La segunda oleada, por el contrario, era mucho más previsible y deberíamos de haber evitado a toda costa la complacencia.

Fue asesor del expresidente norteamericano Barak Obama. ¿Cómo valora la estrategia de Estados Unidos con la COVID bajo la presidencia de Donald Trump? ¿Qué imagen se ha dado a nivel mundial

—El presidente Donald Trump ha dejado circular el virus libremente por Estados Unidos. En el fondo ha seguido la estrategia de rebaño, que es la peor estrategia de todas. Han pasado ya de la cifra de 250.000 muertos y de cara a la Navidad habrá casi 400.000. Donald Trump será recordado por eso, como el presidente que menos ha protegido a su población. Curiosamente, para un presidente, más en este país, su principal tarea es proteger a toda la población.

Esta crisis vírica ha provocado un control social y laboral para evitar la propagación a nivel mundial. ¿Considera que se están rozando niveles éticos y de control de la intimidad?

—Mientras no esté una gran parte de la población mundial vacunada seguirán existiendo los controles entre los países.

Nadie podía pensar que la COVID-19 paralizara el mundo y hay miedo a que sucede lo mismo a corto o medio plazo con otros virus. ¿Estamos preparados para ello?

—Esta crisis pasará. Hay nuevos test, nuevos medicamentos y nuevas vacunas. Pero debemos considerar esta crisis como un ensayo general para lo que pueda venir. Si aprendemos y usamos los nuevos Fondos Generation de la Unión Europea y los propios de forma estratégica para hacer cambios estructurales, estaremos mejor preparados para las siguientes crisis que vengan. Si los desaprovechamos y los gastamos mal seremos aún más vulnerables que ahora.