Orgull Llonguet exige a Cort «más valentía» para abrir las calles a los ciudadanos

El Ayuntamiento de Palma abrirá a partir de este finde de semana 14 kilómetros de la ciudad para que la gente pueda pasear o hacer deporte en las fases de desescalada por la crisis del coronavirus. Tras el anuncio de consistorio, Orgull Lloguet reclama decisiones «más valientes» parar abrir las calles a la ciudadania.

El colectivo ciudadano tilda la medida de «floja» y consideran que está alejada de las decisiones que se han tomado en otras ciudades europeas. Orgull Llonguet ve insuficiente la propuesta para zonas como el barrio de Pere Garau, donde viven unas 30.000 personas, y aseguran que la restricción «sólo está pensada para momentos de ocio durante los fines de semana».

La entidad recuerda que el próximo lunes, cuando Mallorca pase a la fase 1 de desescalada, se abrirán los comercios y el volumen de circulación será cada vez más similar al de antes del estado de alarma. «Queremos más espacios para peatones a muchas más calles y durante toda la semana», reclaman.

Por otra parte, Vianants Lluita ha tildado la medida como una «burla» a los ciudadanos y han ironizado sobre la posibilidad de que según «Cort solo es posible contagiarse del coronavirus los fines de semana».

«Esto no permite un distanciamiento físico de dos metros, ni para todos los palmesanos ni para ir a trabajar o hacer la compra con seguridad. Es una medida que hará del coche la barrera contra la COVID-19. Justamente lo contrario de lo que están haciendo en otras ciudades. No es ningún motivo de orgullo», afirman en su cuenta de Twitter.