Ofensiva del Consell de Mallorca, alcaldes y partidos contra un «préstamo encubierto» al Estado

A la espera de que se confirme por escrito la propuesta del Ministerio de Hacienda a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) –que este miércoles adelantó la agencia EFE– para que los ayuntamientos de España cedan al Estado los más de 15.000 millones de euros que tienen inmovilizados en el banco debido a la llamada Ley Montoro; el Consell, los alcaldes de Mallorca y algunos partidos políticos (PP, Més y Pi) han lanzado una ofensiva para forzar al Gobierno central a derogar la norma aprobada en 2013 por el PP.

Piden autonomía para que los ayuntamientos puedan invertir en la reactivación económica y social el dinero que tienen inmovilizado en los bancos y por el que pagan sustanciosos intereses.

In der caso de Baleares la cifra supera los 555 millones de euros. En Mallorca, el Ajuntament d’Alcúdia se lleva la palma con 87 millones de remanente (en octubre de 2019). La alcaldesa de Alcúdia, Bàrbara Rebassa (PSOE) ha estado avisando en los últimos meses de que si tiene que incumplir la regla de gasto para atender a sus vecinos no le temblará la mano. La alcaldesa de Llubí (Més) confirmó hace semanas que no cumplirá con la regla este año y el alcalde de Pollença (Tots) comienza a tirar del remanente. La emergencia sanitaria les ha hecho perder el miedo a los planes obligados de reajuste y califican la actual propuesta de «prestamo encubierto».

La presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera (PSOE), dijo ayer que «a falta de conocer la letra pequeña de un borrador del que hemos tenido noticia por la prensa, lo que se propone no es lo que los ayuntamientos y entidades locales necesitan. «Reclamamos autonomía para gastar este dinero. Entendemos que es una situación complicada, pero estamos en total desacuerdo con que el dinero de Mallorca viaje al Estado y que los ayuntamientos dependan luego de su autorización para recuperar este dinero».

La Federació d’Entitats Locals de Balears (FELIB), que preside el alcalde de Costitx, Toni Salas (PI) espera aún a recibir formalmente la propuesta. Se prevé que la FELIB se reúna de urgencia para consensuar un frente común una vez recibo el documento oficial. Tanto el presidente del PP balear, Biel Company; como el presidente del PI, Toni Amengual y el coordinador de Més, Antoni Noguera; cargaron ayer contra la supuesta propuesta. Company, arropado por sus alcaldes, exigió que las«cantidades que se han recaudado con el esfuerzo de los municipios deben reinvertirse en los mismos porque es lo justo e impulsará la reactivación económica». Mientras que Antoni Noguera (Més) calificó la propuesta de «estafa».

Cabe recordar que según EFE Hacienda pide a los ayuntamientos que le cedan sus fondos para devolvérselos a lo largo de 10 años. En 2020 y 2021 retornarían 5.000 millones de euros que los municipios solo podrían gastar en agenda urbana y movilidad sostenible, cuidado de personas mayores y dependientes, ayudas a domicilio, teleasistencia y cultura.