Menorca optará a ser sede de la fase final de la Liga ACB

Menorca opta a ser sede de la fase final de la Liga Endesa. La primera competición del baloncesto español, paralizada desde el pasado 12 de marzo a causa de la pandemia del coronavirus, decidió días atrás en asamblea resolver el desenlace de la temporada sin descensos y con un novedoso formato de liguilla para definir campeón, en la que los doce mejores equipos se concentrarían, divididos en dos grupos de seis, en un único enclave para liquidar la temporada por la vía rápida.

Pendientes de la ACB, que estableció como límite el epílogo del mes de mayo para decidir si reanudaba el torneo o si de lo contrario daba el curso por cancelado, ampara la candidatura de Menorca -también Canarias, que se presume algo más ‘favorita’, y Andorra, optan a ello- el contar con un recinto adecuado como el Pavelló Menorca, una planta hotelera capacitada para acoger el volumen humano que implicará dar cobijo a doce plantillas -además árbitros, medios de comunicación y miembros de la organización-, un hospital descongestionado y con UCI, y también la posibilidad de que la Isla avance a la fase 1 de la desescalada pautada por el Gobierno central con antelación al resto del país.

Por contra, en forma de hándicap, subyace la ausencia de canchas de entrenamiento homologadas a las exigencias de la ACB, un aspecto que podría significar una evidente desventaja en relación a Canarias, mucho mejor provista en ese sentido.

Desde la Federació Balear se canalizará ante la Española la candidatura de Menorca, de la que ya están al tanto el Consell y el Hestia Menorca, actual inquilino del Pavelló. El baloncesto ACB, aunque sea de forma efímera y en circunstancias extrañas, podría volver a la Isla en unas pocas semanas.