Martí Solivellas: «Hay que seguir creciendo en defensa del producto local»

Continúan las propuestas y la creatividad desde los campos mallorquines. Esta semana nos dirigimos a Pollença, donde Martí Solivellas, presidente de la Cooperativa Pagesa de Pollença relata cómo con una necesidad y mucha ilusión, crearon la oportunidad para dar salida a sus productos.

En la cooperativa trabajan con piensos, abonos, plantas, frutos secos y con cordero y lechona, los productos estrella en Pascua. Como para tantos ganaderos esta crisis es un reto, «al declararse la pandemia supuso un mazazo muy fuerte en la venta de corderos, ya que nosotros vendíamos un 90 % al sector de restauración y hostelería» explica Martí.

Se encontraban delante de un gran problema: mucho stock que, por las características del producto no se podía almacenar. Bastó una reunión para llegar a la solución, «debíamos poner en marcha un servicio a domicilio para que la gente del municipio que está confinada pudiera celebrar la Pascua mediante nuestros productos: cordero y lechona».

Sobre los precios, Solivellas detalla que «el cordero se sirve medio por 40 euros, o bien, entero y partido por la mitad, por 75 euros. Y la lechona entera cuesta 55 euros la unidad. Las lechonas solo se sirven cuando hay suficiente disponibilidad por parte de los socios». Toda esta campaña empezó hace ya tres semanas y aunque se trata de un proyecto reciente fruto de una necesidad y construido con celeridad, lo cierto es que «los clientes nos apoyan y, por eso, creo que ha nacido para crecer, incluso dando servicios a otros municipios limítrofes».

En cuanto a la organización de los pedidos, son tres personas las que los preparan y colocan en los camiones frigoríficos, para después, repartirlos por las distintas zonas del municipio. «De momento solo trabajamos en Pollença debido a la logística de servir a muchos clientes» aclara Martí, que añade que para realizar un pedido se puede llamar, en horario de oficina, al teléfono 971 534 146. Allí se les explica cómo funcionan y cuándo podrán servir los productos. El presidente de la cooperativa pollencina confiesa que el éxito de la iniciativa le sorprendió: «nunca hubiéramos pensado que la primera semana llegáramos a los 105 pedidos, 85 de cordero y 20 lechonas, de las lechonas no se pudieron coger más pedidos porque el socio solo tenía 20 y mucha gente se apuntó a la siguiente semana».

Al preguntarle sobre si esta fórmula podría continuar, Solivellas opina que «creo que los clientes que han probado el producto y quieren repetir no les puedes fallar. Pero todo dependerá de la gente, tenemos claro que los pedidos no serán tan grandes en semanas venideras pero una vez que se ha dado el paso hay que seguir caminando y creciendo en defensa del producto local».

Finalmente, confía que «cuando termine el confinamiento la gente siga pensando en nosotros y damos las gracias a la gente del municipio por la colaboración, seguiremos siendo un referente para Pollença» afirma Martí Solivellas.