Los feriantes y el Parque de Ocio infantil, contra Armengol: «Sal a hablar con nosotros, da la cara»

«Armengol, no nos dices nada. Sal a hablar con nosotros. Lo estamos pasando mal. Estamos parados». Con estas palabras los feriantes se han referido a la presidenta del Gorvern a propósito del pleno del Parlament.

La Asociación de Parques de Ocio Infantil y los feriantes (la Unión de Empresarios de Atracciones Diversas de Baleares) han vuelto a tomar las calles, con fuerza, este martes en una nueva concentración frente al Parlament contra el cierre de locales y atracciones debido a las restricciones institucionales por la pandemia. Unas medidas que, dicen, afecta la economía de más de un centenar de personas, entre trabajadores y empresarios.

Pasadas las 12 horas, el ruido a copado la calle del Palau Reís durante largos minutos. Medio centenar de personas afectadas han trasladado sus quejas, preocupaciones y pancartas, con frases como «Armengol, somos víctimas de tu indiferencia».

En el caso de los feriantes, el secretario de la asociación de Fira del Ram, Bernat Bisquerra, ha asegurado que este sector se encuentra en una situación «muy grave. Lo que pedimos es que nos dejen abrir. Nos sentimos muy discriminados cuando vemos que actividades como el Circo del Sol, por ser de índole cultura, puede abrir y nosotros, o los parques de Ocio Infantil, no».

Y ha recordado que solo han estado trabajando 15 días este año, lo que ha implicado «que nuestros hayamos agotado todos nuestros ahorros en estos ocho meses de paró», ha subrayado Bisquerra.

Bajo la frase «Sos, salvemos el ocio infantil» y el coleo de «Queremos trabajar», empresarios y empleados de los parques de Ocio Infantil se han mostrado hartos y preocupados por su situación. La presienta de esta asociación, Mercedes Marí, ha pedido a Francina Armengol que «dé la cara» porque «es una vergüenza que los políticos que nos representan no se hayan reunido con este sector». Y ha manifestado que carecen de cualquier ayuda institucional.

Aprovechando la celebración del pleno en el Parlament, ambas asociaciones quieren trasladar a los responsables políticos la «dificilísima» situación que atraviesan sus sectores.