Los detenidos en las barberías de Palma distribuían la droga en patinetes

La Policía Nacional en colaboración con la Policía Local de Palma ha desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico de cocaína en Palma y ha procedido a la detención de tres hombres como presuntos autores de pertenencia a Grupo Criminal y tráfico de drogas.

Los agentes desarrollaron el pasado jueves una operación contra el tráfico de cocaína en grandes cantidades, en la que se ha desmantelado un grupo criminal y su infraestructura y en el que se ha detenido a 3 personas e intervenido un kilo de cocaína de gran pureza.

La operación ‘Puzle’ se inició hace varias semanas al tener conocimiento los agentes de una actividad delictiva dedicada al tráfico de drogas, consiguiendo localizar la existencia de una organización criminal que actuaba bajo apariencia legal en varias barberías de la capital balear.

Los miembros de la organización criminal, controlaban la entrada de la droga, el desplazamiento a un piso franco que hacía las veces de «guarderías» (con fuertes medidas de seguridad y vigilancia) y el abastecimiento de varios puntos de venta de droga instalados en barberías de la ciudad.

Un complejo engranaje en el que cada miembro solamente realizaba las funciones encomendadas y en el que el contacto entre los sujetos se limitaba para impedir la configuración probatoria de grupo criminal.

Así tras varias gestiones en las que se obtuvieron indicios y pruebas que determinaban la existencia del entramado y la venta de sustancia estupefaciente, se solicitaron varias entradas y registros de todos los puntos clave del grupo de forma simultánea y que se materializó en la fase operativa llevada a cabo el pasado jueves.

Se ha intervenido cerca de un kilogramo de cocaína de gran pureza, varios kilos de sustancia de adulteración de la cocaína, dinero en efectivo y útiles

Una vez autorizadas las entradas y registros por parte de la Autoridad Judicial se diseñó un operativo en el que se saldó con 4 registros, 3 personas detenidas, cerca de un kilogramo de cocaína de gran pureza, varios kilos de sustancia de adulteración de la cocaína, otras sustancias aún por analizar, dinero en efectivo y útiles para el tratamiento y envase de las dosis de droga, así como tres patinetes eléctricos.

Asegurada la droga el funcionamiento de los miembros estaba muy protocolarizado: recorridos rápidos en patinete eléctrico hasta los puntos de venta y posterior regreso con dinero en efectivo, que era puesto a buen recaudo en el piso de seguridad.

En los puntos de venta los consumidores recibían la droga después de contactos rápidos dentro de diferentes barberías, que hacían de escudo y parapeto de la actividad ilegal.

Il investigaciones continúan abiertas, y se esperan nuevas detenciones.