Las comunidades se cierran en Navidad a excepción de Baleares y Canarias

El Gobierno ha acordado este miércoles con las Comunidades Autónomas el cierre perimetral de los territorios del 23 de diciembre al 6 de enero salvo para asistir a un encuentro familiar o para alguna de las excepciones que ya contenía el decreto del estado de alarma. La excepción son Canarias y Baleares, que estudian con el Ministerio de Sanidad medidas especiales por su condición de insularidad que se darán a conocer en fechas próximas.

«En navidades nos quedamos en casa y evitamos los movimientos innecesarios», ha hecho hincapié el ministro de Sanidad, Salvador Illa, tras la reunión del Consejo Interterritorial donde ha explicado cómo será la Navidad 2020 en España.

Por tanto, el Gobierno pide que se limiten al máximos los viajes y movimientos durante las fiestas y apela a la responsabilidad individual de cada uno. «Estas fiestas tienen un componente muy especial, todos entendemos lo que quiere decir familiar o allegado. Estamos seguros de que la ciudadanía va a respetar las reglas. Nos jugamos mucho, ha costado mucho volver a doblegar la curva. No tomamos estas medidas ni por gusto, ni para entropecer la vida de nadie. Tomaremos los controles pertinentes para controlar que se cumplen», ha dicho Illa.

De esta forma, según lo acordado en el Interterritorial, la limitación de entrada y salida entre comunidades será efectiva del 23 de diciembre al 6 de enero, salvo para los desplazamientos adecuadamente justificados, que se produzcan por alguno de los motivos previstos en el decreto del estado de alarma, así como para acudir a los lugares de residencia habitual de familiares o allegados.

No se ha acordado ningún justificante especifico para acreditar el desplazamiento entre comunidades para estas visitas, por lo que las autoridades apelan a la responsabilidad de la ciudadanía.

Madrid es la única comunidad que ha discrepado de este punto; de hecho, considera que el cierre perimetral acordado será «imposible de controlar por las fuerzas de seguridad del Estado». Por su parte, Cataluña se ha abstenido en la votación al plan al considerar que ha de ser decidido por cada autonomía.

Durante las celebraciones del 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero, las reuniones tendrán un máximo de 10 personas, incluidos los menores, y el toque de queda comenzará en Nochebuena y Nochevieja a la 1.30 de la mañana.