Las cazuelas suenan en Palma para que los niños puedan pasear

Muchos vecinos de Palma han salido la tarde de este martes a sus balcones para protestar por la decisión del Gobierno de permitir que los niños sólo puedan salir para ir al supermercado, a la farmacia o al banco.

A las 19:00 horas los ciudadanos han hecho sonar sus cazuelas para criticar esta medida y pedir que los menores puedan dar «paseos cortos». El estado de alarma aprobado para hacer frente a la pandemia del coronavirus impide salir a la calle a los menores, salvo excepciones.

Los promotores de esta iniciativa indican que «los niños tienen necesidades físicas y psicológicas que creemos que no se están teniendo en cuenta». Por ello, solicitan que «se les permita salir a dar paseos cortos de forma controlada y ocasional, acompañados por un adulto y manteniendo la distancia social».

La convocatoria proponía manifestarse desde los balcones y ventanas «ante las ridículas y absurdas medida sde alivio anunciadas por el Gobierno para la infancia». «Los niños llevan cinco semanas encerrados (seis en algunas comunidades) y las medidas anunciadas no solo no suponen ningún alivio para ellos, sino que aumentan el riesgo de contagio», explicaba el mensaje distribuido por la aplicación de mensajería ‘WhatsApp’.

En este sentido, los promotores piden al Ejecutivo central que se permita a los niños «dar paseos cortos de forma controlada y ocasional», acompañados por un adulto y «manteniendo la distancia» establecida por las autoridades sanitarias. «Los niños tienen necesidades físicas y psicológicas que creemos que no se están teniendo en cuenta», denunciaba la publicación.