La Resistencia prevé más de mil vehículos en la protesta del viernes

Los organizadores de la manifestación de este viernes contra el cierre de la restauración anunciaron ayer que la protesta deberá ser motorizada. La convocatoria fue registrada este martes en Delegación del Gobierno. Este organismo recordó en la noche de este mismo martes que aún no ha sido autorizada.

La manifestación debe ser motorizada porque ésta es la única manera de conseguir la autorización, reconoció el promotor de esta segunda marcha. Víctor Sánchez aseguró que se prevén más de 1.000 vehículos, y que él no se hará responsable de la marcha a pie que pueda originarse.

El acto está previsto a las 11.00 horas en el Parc de la Mar. Los vehículos circularán por las calles principales de Palma hasta el Consolat de Mar.

Durante la rueda de prensa, en la que se vetó la entrada a IB3-TV, IB3-Radio y Ara Balears, se presentó la plataforma La Resistencia balear como movimiento responsable de esta manifestación, que aglutina a más de 40 colectivos y cuyo portavoz también es Alberto Jareño.

Sobre el desarrollo de la marcha, el restaurador Víctor Sánchez reconoció a este periódico que «se cumplirán las medidas de seguridad». Por ello, anunció que un equipo de cien voluntarios velará por el orden y el cumplimiento de la normativa.

Participación

La manifestación motorizada saldrá del Parc de la Mar en torno a las 11.00 horas. Recorrerá la Vía Alemania, las Avenidas y recalará finalmente en el Consolat de Mar. Unas 30 asociaciones de distintos sectores afectados por las medidas anti COVID han anunciado su participación. En cuanto a la posibilidad de que se generen situaciones críticas durante el recorrido –a pie o con el vehículo–, Víctor Sánchez expresó su «desviculación de cualquier acto vandálico» y apeló a que «sea pacífica, no vamos a permitir que se haga de forma violenta. Ante todo, somos personas del pueblo».

Sánchez justificó el veto a los tres medios de comunicación porque habrían manipulado unas declaraciones suyas en IB3, en las que expresaba que «hemos dejado las armas en casa».Este martes lamentó que no emitieran el resto de la entrevista para contextualizar sus palabras.