La policía cierra Son Banya tras una agresión a cuatro agentes

Casi un centenar de residentes del poblado de Son Banya, todos ellos de etnia gitana, agredieron a cuatro policías nacionales y evitaron el arresto del ‘Chenchito’, uno de los nietos de ‘La Paca’. A las 16.30 horas del pasado domingo, una dotación policial se encontraba circulando por las inmediaciones del poblado de Son Banya. Los funcionarios policiales detectaron la presencia de José Fernández Terrón, conocido como ‘El Chechito’, sobre el que pesaban cuatro órdenes de búsqueda e ingreso en prisión.

El sospechoso, nada más ver a los agentes, se dio a la fuga accediendo al interior del poblado. Los cuatro policías solicitaron refuerzos mientras iniciaban la persecución. Justo en el descampado ubicado frente a las viviendas, los agentes lograron detener al nieto de la histórica matriarca de Son Banya.

El ‘Chenchito’ comenzó a propinar patadas y puñetazos a los funcionarios mientas gritaba: «¡Dejadme en paz, hijos de puta. No me vais a llevar a prisión!». De forma repentina, una multitud de residentes del poblado chabolista comenzaron a rodear a los policías. Un grupo de casi un centenar de personas, algunas de ellas con piedras, comenzaron a zarandear a los agentes. A uno de ellos le pegaron un puñetazo en la mandíbula y cayó al suelo. Mientras tanto, el resto de los funcionarios policiales recibieron golpes y los coches fueron apedreados. José Fernández Terrón, ‘El Chenchito’, consiguió escapar y refugiarse en el poblado.

A la llegada de las patrullas de refuerzo, la multitud de residentes se dispersaron y se escondieron en sus casas. La Policía Nacional ha puesto en busca y captura al nieto de ‘La Paca’.

La policía cierra el poblado y pone en jaque la venta de droga

El supermercado de la droga permanecerá cerrado durante varias semanas. La Policía Nacional pone en jaque la venta de sustancias. Desde este lunes, todos los vehículos y personas que entran y salen del poblado son cacheados. Según fuentes policiales a las que ha tenido acceso este periódico, este dispositivo ‘cerrojo’ de Son Banya se prolongará durante varias semanas. Es más, los agentes tienen órdenes de aplicar la ‘tolerancia cero’ y de proceder a la detención de todos los residentes que ofrezcan resistencia.