La oposición de Pollença reprueba al alcalde por hacerse PCRs a cargo de IB-Salut

Los tres partidos de la oposición en el Ajuntament de Pollença (Junts, Alternativa y Podem) presentarán una moción de reprobación contra el alcalde Tomeu Cifre y la regidora de Residencia, Francisca Cerdà, por «abuso de poder» tras haber admitido que se realizan «de forma habitual PCRs a cargo del sistema de sanidad público». El alcalde niega haberse vacunado, pero no aclara si la regidora lo ha hecho.

Aunque el alcalde (que informó sin tapujos sobre las PCRs periódicas en el pleno) asegura que las pruebas «han sido autorizadas por Salut», la oposición sostiene que «se han saltado la normativa».

Por todo exige «responsabilidad y transparencia». Pide que cesen inmediatamente de realizarse pruebas PCR a cargo de la sanidad pública, que expliquen cuántas se han hecho, en qué fechas, qué cargos públicos se las han hecho y quién les ha autorizado a realizarlas, y que respondan de forma clara sobre si ha habido vacunaciones irregulares o fuera del protocolo.

El alcalde explicó ayer a este diario que «en su momento hicimos una consulta a Salut que nos autorizó a hacernos las pruebas PCRs». Justifica la petición en «el elevado número de contactos» y en el caso de la regidora de residencia municipal «para tranquilidad de los usuarios».

Cada 15 días

Explica que las pruebas, a cargo de Salut, se las hacen aproximadamente cada dos semanas en el centro COVID de Inca o bien en la propia residencia municipal. «Si Salut, que nos autorizó ahora dice que deja de hacernoslas ya buscaremos una alternativa», dice.

Cifre dice que no se ha vacunado pero Cerdà calla

El alcalde Tomeu Cifre asegura que no se ha vacunado, pero no aclara (a preguntas de la oposición) si su regidora de Residencia lo ha hecho). Preguntado ayer sobre la cuestión aseguró que «se ha hecho todo bajo protocolo». Dernière heure intentó ayer sin éxito hablar con la regidora Cerdà para que dé su versión de los hechos.