La mujer de Esporles fue hallada en el dormitorio y el hombre en las escaleras

Segundo asalto. La Policía Judicial de la Guardia Civil y agentes del Laboratorio Criminalístico llevaron a cabo este jueves una nueva inspección ocular en la vivienda de la pareja hallada muerta en extrañas circunstancias en Esporles.

Los investigadores buscan pruebas para tratar de aclarar lo que pudo suceder en el domicilio situado en la calle Balladors.

Julia Saiz Fernández, de 60 años, y su pareja, Bartolomé Mestre Tornilla, de 45, hacía un mes que habían fallecido, según fuentes del instituto armado. Los cuerpos se encontraban en avanzado estado de descomposición. Estaba previsto que los médicos forenses practicaran este jueves por la mañana la autopsia a los dos cadáveres en el Instituto de Medicina Legal de Palma, pero una necropsia anterior se alargó varias horas y finalmente se realizará este viernes.

El hallazgo se produjo a media tarde del miércoles pasado cuando algunos vecinos de la calle Balladors informaron a la Policía Local de Esporles de un fuerte olor a putrefacción procedente de casa de la pareja. Los agentes se desplazaron con urgencia hasta el lugar y tocaron a la puerta. Nadie abrió. La pareja trabajaba fuera algunas temporadas, no se relacionaba mucho con la gente del pueblo y ningún vecino se percató de su ausencia.
Los policías realizaron numerosas gestiones con la finalidad de localizar a los moradores de la vivienda y al final solicitaron autorización judicial para acceder al interior.

Una vez dentro, vieron a la mujer fallecida en el dormitorio del piso superior y al hombre tumbado en las escaleras. La Policía Local alertó de inmediato a la Guardia Civil, que se hizo cargo de la investigación del hallazgo. Los cuerpos de Julia Saiz y Bartolomé Mestre, en un primer momento, no presentaban signos de violencia. La autopsia que se les practique hoy revelará las posibles causas del fallecimiento de la pareja de Esporles.