La lección de vida (y muerte) de Pau Donés

«¿Te has asustado?», le pregunta Pau Donés a Jordi Évole mientras se preparan para la entrevista. Aunque el periodista afirma que no se ha asustado, admite que no sabe qué preguntarle. «Pues no sé qué decirte», le responde el vocalista de Jarabe de Palo. «Estamos en un sitio estupendo dos amigos. Hablemos de la vida, de las cosas».

La Sexta estrenó el domingo por la noche el documental Eso que tú me das, en el que Jordi Évole charló con Pau Donés sobre la vida, la muerte y el cáncer por el que falleció solo quince días después de la grabación. Donés no se quería ir. Nadie quiere partir cuando se encuentra de cara a la muerte. Antes de partir, el músico dejó una última canción y una lección de vida (y muerte) que ahora queda reflejada en un documental que arrasó en los cines y ahora se ha presentado en abierto.

En fase terminal por la enfermedad, Donés quiso cumplir tres deseos: un último disco, volver al Valle de Arán y hacer una gira por cinco destinos. El ‘tour’ de despedida no pudo ser, pero el intérprete se reservó un as en la manga para su despedida, una última conversación que quedase grabada. «Yo lo que quería es acabar mis días, que no sé cuántos serán, un mes, dos meses, una semana, lo que sea, teniendo una conversación con alguien», explica en el vídeo. «Quería intentar dar una imagen nuestra que, a lo mejor, la gente no tiene. Que es la imagen de las personas normales y corrientes», añade. «Quiero que quede un testigo real después de haber hecho tantas entrevistas de lo que soy», le dice Pau a Évole. Y así fue.

Quince días antes de fallecer, Évole junto a sus equipo de Producciones del barrio se desplazaron hasta la Val d’Aran para grabar el documental. El cantante hizo un repaso de su vida junto al periodista al que le confeso que el miedo es «terrible». «Cuando la gente tiene miedo a la vida, a las cosas, a moverse, a decidir y a querer y a que le quieran es terrible», explicó el músico catalán. «Desde el momento que aceptas que la muerte es algo que va contigo y que no es algo que es malo, sino que es algo que es parte de la vida, yo creo que sí. Vives mucho más tranquilo».

El vocalista también contó como afrontaba los últimos días de vida, con una imagen muy deteriorada a causa de la enfermedad. «Cuando ya sabes que el tiempo es corto, te hace muy feliz cuando lo gozas, cuando estás a gusto. Hoy estoy muy feliz, ahora soy muy feliz, porque me siento bien, me encuentro bien aquí con vosotros», le confiesa a Évole. «Pienso, hostias, si en vez de irme el mes que viene me fuera el año que viene…O sea, ¿por qué no me puedo quedar un poco más a disfrutarlo? Eso me da tristeza», lamentaba en el vídeo.

Pau Donés contó que tenia ganas de «reír y de llorar». Y admitió que antes nunca lloraba pero ahora le parecía «un síntoma de debilidad tremendo el no llorar». «Llorar es una demostración de valentía, de que no tienes vergüenza por mostrarte como eres», explicó el compositor. Preguntado por como afrontaba la enfermedad, dijo: «Estoy enfadado con el cáncer porque no me quiero ir, pero cualquier día de estos me lleva y me jode», reconoció. Y añadió: «Preferiría vivir un poquito más, la verdad».

También hablaron de música y contó que admiraba a Antonio Vega, que fue fuente de inspiración en muchas ocasiones. «La vida son cuatro días y tres ya han pasado. Hostias, no estemos aquí de mala leche, estemos aquí de buen humor, querámonos», le dijo al periodista. Donés también dio las gracias a su familia y a sus amigos, en especial a su hija. «Mi hija me ha enseñado a querer y a demostrar cómo querer. Mi hija me ha enseñado a decir ‘te quiero’, y a decirlo con el corazón y mirando a los ojos», aseveró.

Pau Donés tiene claro qué mensaje mandaría a una persona que le acaban de diagnosticar cáncer: «Nada, que disfrute de la vida, que no se preocupe», le aconsejó. Y acabó con una despedida: «Gracias a todos, mi vida ha sido un auténtico privilegio, me voy en paz».

El estreno del documental inundó las social networks de reacciones. Una gran multitud de famosos y anónimos aplaudieron el mensaje del cantante de Bonito. Toda una lección de vida y, también, de muerte: «Ocúpate, disfruta, diviértete, móntate la vida para lo que te quede, aunque no sepas cuánto es».