La exmodelo Esther Julià anima a afrontar este momento

Mujer independiente, luchadora, resiliente, emprendedora y positiva, la mallorquina Esther Julià fue una destacada modelo en la primera década de los 2000. Su rostro acaparó portadas de revistas y protagonizó campañas publicitarias, además de acumular numerosas bandas de belleza en el certamen de Miss Baleares 2002.

En la actualidad, a sus 35 años, dirige su propia empresa, Depil&Beauty, creada hace cuatro años, con varios centros de belleza en Palma, es psicóloga y coach deportiva, además de una apasiona del deporte. «Desde los 16 años empecé a trabajar en moda y publicidad, y a la vez lo compaginaba con mis estudios. Del concurso de Miss guardo muchos y buenos recuerdos Luego seguí trabajando como modelo, incluso hace poco grabé un anuncio para la marca Hyundai, que se grabó en el centro de Palma», comenta.

Licenciada en Psicología, su pasión por el deporte le llevó a especializarse en Psicología del deporte y coaching de salud. «Ejercí como psicóloga clínica de la mano de mi mentor, el doctor Tomás Blanes, un eminente psiquiatra. Actualmente trabajo en consulta privada y realizo terapia online, además de realizar conferencias y asesorar a clubs, escuelas y empresas en el ámbito deportivo».

Practica ciclismo, natación, atletismo y crossfit. «Este año quería hacer el Ironman 70.3 de Finlandia, pero al ser cancelado me estoy preparando el de Lanzarote, que será en octubre, si la COVID-19 nos lo permite».

Pautas para afrontar la situación

Algunas de las pautas que Esther Julià aconseja para afrontar la situación actual son «mantener una rutina de vida similar a la que podíamos llevar antes de iniciar el confinamiento. Levantarnos a una hora concreta, desayunar, vestirnos, recoger y ordenar la casa, llevar a cabo nuestras tareas labrales o académicas, realizar algo de deporte e irnos a la cama a una hora razonable». «No obstante uno de los mensajes que más intento transmitir tanto a mis pacientes como a los seguidores en redes sociales es el hecho de aceptar los cambios emocionales y darnos una tregua a nosotros mismos. Debemos adaptarnos a esta situación con serenidad», comenta.

‘Prohibido rendirse’ es su lema de cabecera, «llevo la palabra resiliencia tatuada en mi cuerpo», asegura Esther Julià.

Los grandes referentes en su vida han sido «las mujeres de mi familia. Mi abuela y mi madre han sido las cabezas de familia, trabajadoras incansables, fuertes, valientes y emprendedoras. Son un ejemplo a seguir».

Por último, ¿qué te llevarías si hubiera otro confinamiento? «Esperemos que no vuelva a ocurrir, pero haría acopio de libros, material deportivo, sobre todo una cinta de correr, a mis dos hijas y a mi compañero de vida, en una gran parcela para poder pasar tiempo al aire libre».

Una joven coleccionista de bandas de belleza

En el verano de 2002, Esther Julià cautivaba con fuerza sobre las pasarelas y frente a las cámaras fotográficas. En el certamen de Miss Baleares 2002 se alzó con las bandas de Miss Elegancia, Fotogenia y segunda dama de honor.

Aficionada a la moda, acaparó portadas y protagonizó spots publicitarios, siempre sin dejar de lado sus estudios de Psicología. Mujer emprendedora y madre de dos niñas, es especialista en psicología deportiva y uno de sus retos es el Ironman 70.3 de Finlandia.