La divertida historia de la señora que se llevó el datáfono del supermercado

Entrar a un supermercado es muy diferente a hace unos meses. Nuevas normas, nuevas formas de comportarse, muchos pasos a seguir a la hora de hacer la compra. A pesar de que sea para garantizar la seguridad de los clientes e intentar frenar la propagación del coronavirus, suponen todo un esfuerzo para los clientes.

En la entrada te espera un empleado que amablemente te recuerda que debes desinfectarte las manos y ponerte guantes. Primer obstáculo. Luego debes limpiar el carrito o la cesta de la compra y, recuerda, la mascarilla es recomendable. Puedes entrar.

Una vez dentro del supermercado, recuerda guardar la distancia de seguridad entre personas y no tocar los alimentos. Sigue la lista de la compra y no olvides nada.

Un listado de normas que han cambiado la rutina a la hora de hacer la compra. Ante esta nueva normalidad algunos pueden hacerse un lío dentro del supermercado. Los usuarios de Twitter han empatizado la divertida historia que ha contado el usuario @pcasin97_.

El joven cuenta a través de un hilo en la red social que su madre fue a hacer la compra y con los nervios de la nuevas normas se llevó el datáfono en la bolsa. Un despiste del que se dio cuenta al llegar a casa y que le obligó a pagar en efectivo. Su hijo asegura que ya han devuelto la máquina a la tienda.

Muchos tuiteros se han sentido identificados con el despiste de la mujer. «Mira, si con el lío de la mascarilla, el gel, ponerte los guantes, la distancia de seguridad, teclear con guantes y todo lo demás, solo se ha llevado el datáfono, poco ha sido. Yo salgo del super ‘atacaito’», asegura un usuario.