La autopista de Inca conectará con los polígonos de Consell y Santa Maria a finales de año

El nuevo enlace de la autopista de Inca con los polígonos de Santa Maria y Consell estará operativo a finales de año. Aunque el plazo inicialmente previsto para el final de obra era enero de 2021 todo hace pensar que finalmente se adelantará «entre uno y dos meses». Así lo explicó ayer el conseller de Mobilitat, Ivan Sevillano, durante una visita de obras que realizó a la zona junto a la presidenta del Consell, Catalina Cladera y los alcaldes de Santa Maria y Consell, Nicolau Canyelles y Andreu Isern.

Antes de que acabe la legislatura el proyecto se completará con un eje de carriles para bicicletas que comunicará todo el Raiguer. «A lo largo de la legislatura realizaremos una serie de proyectos para unir mediante distintos tramos de carriles para bicicletas los distintos municipios del Raiguer, aprovechando el nuevo enlace de Lloseta ya se hizo un tramo y en breve se hará el que unirá Inca con el hospital», dijo Sevillano.

La obra que se ejecuta ahora, valorada en 3,9 millones de euros, crea un enlace directo de la autopista de Inca con los polígonos de Consell y Santa Maria con el objetivo de reducir en 5.000 el índice de vehículos diarios que soporta la carretera vieja actualmente.

Los alcaldes planean limitar el tráfico pesado en sus núcleos urbanos y limitar la velocidad máxima a 30 km/h una vez que el enlace esté operativo.