Greixonera dulce de calabaza

Plato: Greixonera dulce de calabaza (4 personas)

Ingredientes:
■ 500 gr. de calabaza sin piel
■ 100 gr. de azúcar
■ 4 huevos
■ 50 gr. de mantequilla
■ 1 limón
■ 1/2 cucharadita de vainilla líquida y media de canela molida
■ 2 cucharadas de almendra tostada y molida
■ 1 cucharada de azúcar
■ azúcar glass
■ 1 nuez de mantequilla

Receta:
Trocear la calabaza y cocer en agua durante una media hora, debe quedar bien cocida. Poner en un colador, dejar que escurra toda el agua, si es necesario exprimiéndola entre las manos, y que se enfríe completamente. Mientras, fundiremos la mantequilla en el microondas, sin dejar que hierva, y rallaremos la piel del limón. Sin ánimo de hacer propaganda, desde que me compré un Microplane ya no me da pereza rallar. No es un rallador barato pero la inversión bien merece la pena.

En un bol batir los huevos, añadir el azúcar y seguir batiendo hasta que se deshaga. Ahora poner la vainilla, la canela y el zumo de medio limón exprimido, mezclar bien y añadir la calabaza. Con ayuda de una cuchara de madera remover bien para que se mezclen todos los ingredientes. Poner a calentar el horno a 160 grados de temperatura. Verter la mezcla en una greixonera poco profunda que previamente habremos embadurnado con la nuez de mantequilla. Igualar la superficie y espolvorear por encima con la mezcla de almendra y azúcar.

Meter en el horno y dejar cocer por espacio de unos 45 minutos o hasta que pinchando con una aguja de tejer o un pincho de metal para brochetas salga limpio. Aunque antiguamente este postre se servía caliente o tibio, frío está delicioso. Es un dulce muy fresco al que el zumo de limón da un toque especial. Antes de servir podemos espolvorear la superficie con un poco de azúcar glass. Con unas pequeñas variaciones, este es un postre de la gastronomía tradicional de la vecina isla de Menorca.