Esther García, profesora de Psicología del Trabajo: «El teletrabajo necesita planificación para ser efectivo»

Esther García Buades es profesora del Departamento de Psicología de la Universidad de las Islas Baleares desde 1998, donde imparte la asignatura de Psicología del Trabajo. También codirige el máster de Gestión de Recursos Humanos. Plantea que el teletrabajo es una posibilidad que, bien organizada, puede mejorar el rendimiento de los empleados. Otra cuestión es cuando se trata de una situación de emergencia como la actual, en el que es una medida más de lucha contra el coronavirus. Contesta a la entrevista mientras ella misma teletrabaja con niños.

¿El teletrabajo de emergencia en qué se diferencia de una situación normal?

—La diferencia principal es que muchas empresas han permitido teletrabajar porque no les quedaba otra opción, pero ha sido de la noche a la mañana y nunca habían organizado el trabajo para que se realizara a distancia. Muchos empleados se han encontrado sin medios, supervisión, objetivos, entonces ha sido una sorpresa para todos. El requisito para que funcione bien es que tiene que haber una buena planificación previa.

¿Qué es necesario para que una epresa organice el teletrabajo ?

— Hay que tener muy claros los objetivos que el empleado tiene que cumplir. Priorizar, saber qué plazos, cuál va a ser la supervisión, qué tiempos de reuniones virtuales van a establecerse con los responsables de la empresa. Para que funcione bien debe haber una planificación previa: gente con el ordenador adecuado, con conexiones a la red y los programas necesarios. ¿Has de utilizar tu ordenador personal con condiciones peores que en la oficina? Entonces, el teletrabajo se convierte en estresante.

¿Y dentro de la propia casa ?

— Las condiciones imprensicibles son medios tecnológicos adecuados, el ordenador, la potencia adecuada de wifi, un espacio aislado de ruidos e interrupciones y poder mantener el contacto con los compañeros y supervisores.

¿Es difícil en esta situación?

—En condiciones normales, el teletrabajo te permite organizarte la vida mejor: me concentro dos horas, en media hora hago una actividad casera, y te vuelves a concentrar otra vez. Mejor que si estás en la oficina ocho horas seguidas. Bien organizado puede ser muy satisfactorio y muy productivo. Es complicado en las situaciones actuales. O te organizas muy bien o puede resultar estresante. Hay dos extremos: dos personas con horarios flexibles y objetivos claros, pueden funcionar bien. Cada uno consigue hacer su trabajo y la familia, feliz. En el extremo, son los memes de superestrés. Es satisfactorio y productivo si está bien organizado, tienes el apoyo de la familia y de la empresa.

¿Y con niños ?

—Sí, ahora mismo es una fuente de estrés. Normalmente se hace cuando están en el colegio, ahora, al estar confinados nos estresar hacer teletrabajo sin estar preparados o sin haberlo hecho nunca y estar con la familia interrumpiéndole y sin tener un espacio adecuado. Lo que puede hacer una pareja es organizarse, unas horas uno cuida de los niños y otros al revés.

¿Puede ser más efectivo el teletrabajo que el presencial?

—Sí. Los estudios demuestran que puede ser más productivo y satisfactorio que el trabajo presencial. Tiene inconvenientes: pierdes el contacto con tus compañeros o a lo mejor puedes perder alguna posibilidad de promoción porque te ven menos. Eso no ocurre si la empresa está convencida de que funciona.

¿Se extenderá cuando esta crisis termine o la cultura de lo presencial pesa mucho?

— La cultura está muy asentada, pero creo que esta experiencia lo está cambiando todo. La empresa ahorra espacios y tiempo de desplazamientos. Necesita invertir en planificación, pero muchas se lo van a plantear. Hay muchos puestos que sí pueden teletrabajar y las empresas no se lo habían planteado.