«En las salas de cine de Mallorca no hemos registrado ni un solo contagio»

No se ha detectado ningún contagio en los cines de Mallorca después de casi seis meses abiertos. Esa es la conclusión y mayor baza que los espacios del séptimo arte de la Isla extraen para defender no solo el mantener sus luces encendidas, sino también para reivindicarse como espacios seguros para sus clientes y sus trabajadores.

Al vivir en tiempos inciertos, las inquietudes de la ciudadanía no solo son razonables sino aconsejables. No obstante, estas dudas, si bien justificadas, deben quedar disipadas una vez comprobados resultados de la actividad tras meses en funcionamiento.

CineCiutat
Una espectadora atendiendo a la cartelera.

Al fin y al cabo, no han sido pocos los esfuerzos de estos espacios tanto para garantizar la seguridad de todos como para lograr transmitir esa sensación a la ciudadanía. La respuesta del público confirma y premia esos empeños, pero para despejar todo tipo de dudas los grupos de Aficine y CineCiutat contestan a algunas preocupaciones.

Para empezar, Juan Salas, del grupo Aficine, explica con los datos en la mano que «se ha hecho una muestra en toda España, incluida Baleares, y no se ha rastreado ningún contagio en las salas de cine, ni de nadie que pudiera haber contagiado». La sensación de seguridad en Ocimax, de hecho, es total y la comparten los propios trabajadores, a quienes se les realizan «testeos rápidos y PCR cada 15 días», entre los cuales no ha habido ni un solo caso.

El ejemplo de los trabajadores es especialmente ilustrativo ya que pasan «entre 7 y 8 horas en las instalaciones y no se han contagiado», lo que demuestra que tanto las medidas como el comportamiento de todos funcionan.

Aficine
Los trabajadores de Aficine velan por el cumplimiento de las normas.

Seguridad

Coinciden en el Ciutat, donde Javier Pachón cita «estudios y artículos», en especial uno «muy importante de Celuloide Junkie» que «recopila datos a nivel mundial» sin que se «rastreara ningún foco de contagio en salas». Y sentencia: «A día de hoy, esto en Balears se mantiene».

También coinciden los dos centros en que «se ha hecho más de lo que se nos pedía» porque lo importante «es no solo seguir la normativa y lo que dicen los científicos, sino generar la sensación de seguridad».

Para ello, los principales pilares tanto del éxito en la ausencia de contagios son el uso de mascarilla obligatorio, la distancia de seguridad, la desinfección de espacios y la renovación constante del aire a través de la potenciación en los sistemas de ventilación.

Tanto CineCiutat como Aficine invirtieron en esto último con mejoras en sus sistemas. Pachón explica que «tenemos las máquinas encendidas todo el rato para que renueve el aire de dentro afuera». Lo mismo ocurre en Ocimax donde «el aire se renueva todo el rato y además hay media hora donde no hay nadie porque desinfectamos y el aire sigue renovándose», logrando que la siguiente sesión sea con una ventilación totalmente nueva.

El espacio, a su vez, se respeta ampliándose el bloqueo de butacas alrededor de los espectadores, siendo dos laterales por cada asiento ocupado además de las inmediatamente posteriores y anteriores en las filas subsiguientes.

Tantos esfuerzos y resultados positivos son los que provocan que tanto Pachón como Salas no comprendan algunas de las propuestas de cierre de cines o, por ejemplo, las palabras de Fernando Simón cuando señaló que «su cierre no se debe al riesgo de contagios en ellos, sino al que se asocia a las entradas, salidas y el postcine».

Respuesta

«Se pasó de frenada», Para Salas quien añade que «si se permite un tipo de ocio hay que permitir el resto, pero controlado», mientras que Pachón concluye, aún reconociendo la labor de Simón, «si es por el pre- y el post- no podríamos hacer nada porque sería el pre- y el post- de todas las actividades».

A pesar de todo, Pachón confía en que la declaración de la cultura como «bien esencial» por parte del Govern, algo que «valoramos positivamente», implica que «no se la limitaría si las cosas se complican». Por último, cree que «ante los reparos de la gente» lo mejor es «la relación de tú a tú con ellos» para no solo hacer las cosas bien, como hasta ahora, sino mantener la sensación de seguridad. En cualquier caso, mantienen la consigna que ya no es opinable, sino un hecho contrastado y «apoyado por los datos»: Los cines son seguros.