Emotivo homenaje a un inspector de la Policía Nacional de Baleares tras 40 años de servicio

La Jefatura Superior de Policía de Baleares acogió el pasado viernes un emotivo homenaje a uno de sus inspectores más queridos y respetados con motivo de su jubilación. El inspector Juan Paredes realizó su último servicio tras algo más de 40 años de entrega al cuerpo policial.

A las 21.30 horas, al finalizar el turno, recogió sus cosas y se despidió de sus compañeros de la Sala del 091. Fue una despedida triste, dolorosa y llena de sentimientos enfrentados. La sorpresa fue mayúscula cuando en la puerta de acceso de la Jefatura, en la calle Simó Ballester de Palma, le esperaba una formación policial para rendirle honores.

Paredes, visiblemente emocionado y con lágrimas en los ojos, bajó las escaleras mientras los policías le saludaban a su paso. Al final del pasillo humano se encontraba su familia. Su mujer le esperaba con un ramo de flores mientras que su hijo Eduardo le entregaba una placa. Todo ello, roto por los aplausos de decenas de compañeros que quisieron acompañarlo en un día tan especial entre destellos de los rotativos policiales que iluminaban una noche muy especial.

El Gabinete de Comunicación realizó la grabación del homenaje y el vídeo fue emitido a través de todas las redes oficiales de la Policía Nacional a nivel nacional con una gran aceptación.

El inspector Juan Paredes, hasta la fecha jefe de la Sala del 091, entró en el Cuerpo en el año 1981 y Asturias fue su primer destino. En 1984 llegó a la Isla. Ha trabajado la mayor parte de su carrera en Seguridad Ciudadana, si bien tuvo una época en Policía Judicial en un grupo de estupefacientes. En su última etapa fue nombrado coordinador de servicios de la Jefatura y jefe de Sala 091 de Baleares, siendo uno de sus fundadores y Delegado Regional de Séneca y Alertcops.

Paredes cursó estudios de magisterio, y todos los que han trabajado con él, destacan su esfuerzo y dedicación por enseñar a los recién llegados. A todos les sorprendía cómo, a pesar de pertenecer a otra ‘generación’, su adaptación a las nuevas herramientas tecnológicas que se han ido implantando en la Policía Nacional en los últimos años ha sido modélica. De hecho, fue uno de los participantes de la unificación de la sala territorial del CIMACC 091 en Baleares y el mejor formador de su funcionamiento.

Paredes ha sido un gran profesional, pero todos lo recordarán por su gran calidad humana. Una persona que deja huella. Con gran sentido del humor intentaba rebajar la tensión y crear buen ambiente. Pésimo contador de chistes y gran imitador de personajes característicos como la vidente Esperanza Gracia. En la Jefatura siempre se le recordará como un gran policía, un profesional excelente en todos los aspectos, buen compañero, pero por encima de todo, buena gente.