El proyecto de Camper para la zona de Gomila genera controversia

El proyecto de la reconversión de la plaza Gomila que desarrolla la promotora Doakid ha supuesto una división de opiniones entre vecinos y entidades. De la mano del grupo Camper, contempla la construcción de 29 viviendas, locales comerciales y acondicionamiento del antiguo parking de Gomila.

El presidente de la Asociació de Veïns de El Terreno-Bellver, Xavier Abraham, advierte que «la inversión privada es la única solución que tiene el Terreno para levantar cabeza, ya que no lo hace la inversión municipal. Gran parte de la construcción en la zona se lleva a cabo sobre edificios antiguos y solares».

Sobre la iniciativa de Doakid, «creemos que se llevará a cabo en parámetros muy normales: no serán más de dos plantas, que es lo permitido en la barriada. Sabemos que es un proyecto de MVRDV, unos arquitectos holandeses que tienen un concepto urbanístico moderno y respetuoso con el medio ambiente», añade Abraham. El presidente de la entidad vecinal advierte que «hay mucho dinamismo en la zona, hay muchas casas abandonadas y terrenos con solares vacíos» que se están construyendo.

Lo que para los vecinos de la zona ha supuesto una buena noticia, para otros supone el primer paso hacia la gentrificación. Joan Forteza, presidente de la Federació de la Asociación de Vecinos de Palma (FEAAV), advierte que junto a el Terreno «se ha iniciado este proceso en Nou Llevant o Cala Major. Muchos pensionistas tendrán que trasladarse del barrio ante sus bajas pensiones y la subida de precio de sus viviendas». Y se muestra contundente al advertir que «en un momento en el que se está a punto de someter a aprobación el nuevo PGOU, que estará listo en 2022 y será más restrictivo, se aprovecha para presentar proyectos. Además, el paso de la propiedad de mallorquines a extranjeros supone una pérdida total del barrio que convierte a Palma en un parque temático».

Jaume Garau, Palma XXI, advierte que «solo veo que esta inversión obedece a intereses económicos y especulativos de la zona. No nos extrañaría nada que después de este proyecto lleguen más adquisiciones para rehabilitar y ofrecer de manera especulativa al mercado». Garau advierte que «el 37 por ciento de los residentes del Terreno son extranjeros. Estos edificios se rehabilitan y se venden a precios precios altos».

En cuanto a la actual degradación de Gomila, Garau advierte que «se dejó que cayera en desgracia. Todos los barrios de la primera generación turística luego cuesta mucho rehabilitarlos».

Los vecinos no quieren el regreso del ocio nocturno a esta barriada

«Es imposible que vuelva el ocio nocturno otra vez. Precisamente ese ocio hizo que la zona fuera muy problemática y ha dificultado su recuperación», dice Xavier Abraham. El presidente de la asociación de vecinos de la zona señala que «no creemos que vuelva el ocio nocturno pero llevar a cabo la misma actividad que antes sería imposible. Nos gustaría algo más equilibrado, que permita la convivencia entre los vecinos y la oferta comercial y de ocio». Gomila pasó del esplendor de los 50 a los decadentes 90, una etapa en la que fue «imposible vivir allí».