El PP estrena líderes para Mallorca y Palma en dos congresos pactados

La dirección estatal del PP avaló este sábado la gestión del presidente del partido en las Islas, Gabriel Company. Lo hizo por boca del secretario general, Teodoro García Egea, número 2 de Pablo Casado. Fue durante su intervención por videoconferencia en la inauguración del proceso de congresos que se celebrarán este año en Baleares.

Como estaba previsto, Llorenç Galmés preside desde este sábado el partido en Mallorca y Jaime Martínez, en Mallorca. El primero fue elegido con el 99,52% de los votos. El segundo, con el 99,2%. No se presentaban otros.

El congreso regional todavía no tiene fecha concreta y tampoco se sabe si se presentará más de un candidato al puesto que ocupa Company. Lo que dejó claro García Egea es que no se le cuestiona desde la dirección y que se elogia su «esfuerzo por la unidad». El número 2 de Casado se refirió a su «excelente trabajo» y le dio las gracias por los «momentos difíciles que ha tenido que pasar» y por «representar a un PP ganador».

Ahora, añadió, «toca trabajar» para «recuperar» el gobierno de las instituciones públicas y trabajar «en favor de la gente». El líder estatal dijo que con Francina Armengol, «Balears es un cero a la izquierda».

Extremistas y veletas

Company clausuró ambos congresos, que se celebraron uno detrás de otro. Lo hizo después de oír como los dos nuevos presidentes también le agradecían su empeño en la unidad y se ponían a su disposición. Galmés le dijo: «Tú serás el próximo presidente de esta Comunitat».

Durante su discurso, que siguió al de los presidentes insulares electos, Company señaló al PP como la única formación que puede aglutinar al centro derecha y alertó contra «populismos», «extremismos» y «partidos veletas». En ningún momento los citó por su nombre pero parecía estar refiriéndose a Vox y Ciudadanos.

«Es necesario aglutinar en torno al PP el voto de todos aquellos ciudadanos descontentos, decepcionados y perjudicados por los pactos de izquierda del Govern, el Consell o el Ajuntament de Palma», dijo. Según él «estamos ante una izquierda desbordada, prepotente, que vacuna antes a los cargos del PSOE que a los sanitarios, que defiende a los okupas en lugar de a los propietarios y y que sigue colocando a enchufados».