El Mallorca sube de nivel

Real Mallorca 3 – 0 SD Ponferradina
Real Mallorca: Reina, Sastre, Valjent, Raíllo (Russo, min.65), Cufré, Galarreta, Salva Sevilla, Dani Rodríguez (Amath, min.65), Mboula (Lago Junior, min.65), Antonio Sánchez (Luka Romero, min.81) y Marc Cardona (Alegría, min.75).
SD Ponferradina: Caro, Iván Rodríguez, Pascanu, M.Hernando, Castellano, Larrea (Viedma, min.69), Sielva (Erik Morán, min.61), Curro, Doncel (Gaspar, min.61), Juergen (Kaxe, min.61) y Yuri (Dani Romera, min.69).
Goles: 1-0, Dani Rodríguez, min.21; 2-0, Dani Rodríguez, min.42; 3-0, Antonio Sánchez, min.53.
Árbitro: Hernández Maeso (Comité extremeño). Amonestó a Raíllo, Mboula, Dani Rodríguez y Sastre por parte del Mallorca y a Castellano por parte de la Ponferradina.

El Real Mallorca se niega a levantar el pie del acelerador. El conjunto de Luis García Plaza aprovechaba este domingo la visita de la Ponferradina para subir de nivel e instalarse en la segunda posición del campeonato, una de las que tienen como premio el ascenso directo. Un doblete de Dani Rodríguez antes del descanso apagaba al conjunto berciano en su momento de máximo esplendor y Antonio Sánchez, al inicio del segundo tiempo, bajaba la persiana para redondear otra jornada perfecta. El conjunto balear encadena ya diez partidos sin doblar la rodilla y volvía a mantener su portería cerrada a cal y canto gracias a un espectacular Manolo Reina (3-0).

Pese a su pose inicial, al Mallorca le costaba muchísimo meterse en el partido. La Ponferradina, con las piernas cargadas y el depósito de la moral rebosante (jugó y ganó el jueves en Alcorcón), se presentaba asumiendo la gestión del tráfico y con la pelota bajo su manto trataba de cercar la portería de Manolo Reina. El gobierno berciano, que durante unos minutos parecía que iba ser aplastante, carecía en cualquier caso de mano dura. El equipo local no despertaba, pero los de Bolo, con casi toda la posesión en su mano, tampoco le golpeaba.

Real Mallorca

El encuentro estalló sin previo aviso a los 21 minutos. El Mallorca, que hasta ese instante apenas enseñado sus cartas, cosía una combinación venenosa entre Sastre, Cardona y Galarreta, hasta que emergía Dani Rodríguez para firmar su cuarto gol de la temporada e invertir el signo de una batalla que había amanecido claramente escorada hacia la orilla visitante.

El gol lo modificaba todo. Desde el decorado del partido hasta el estado de ánimo de los dos equipos, que mudaron rápidamente la piel. El Mallorca regresaba a su aspecto natural y la Ponferradina, poquito a poco, iba desinflándose. Aún así, iba a lograr una pequeña reconstrucción antes del descanso que echaría por tierra Manolo Reina. El malagueño detenía un disparo a bocajarro de Curro que hubiera reseteado el pulso. Poco después de recoger el trofeo que le acreditaba como el jugador más valioso de la Liga Smartbank del mes de octubre, el portero volvía a ser determinante a la hora de sostener a su equipo.

Lo peor para la Ponferradina estaba por llegar. Justo después de toparse contra la pared de Reina, el Mallorca iba a asestarle otro bofetón de los que dejan marca. Galarreta conectaba con Mboula y el catalán, desde la derecha, asistía al de Betanzos, que celebraba el quinto tanto en este inicio de temporada y agarraba más de media de victoria.

La otra mitad del triunfo la amarraba Antonio Sánchez a la vuelta del descanso con un remate de cabeza en el área pequeña que terminaba de desmontar a la Ponferradina con casi todo el segundo acto por delante.

Con el encuentro quebrado, Bolo decidía ahorrar y empezaba a mover el banquillo mientras el Mallorca amontonaba ocasiones falladas y perdonaba la goleada. Lo que había empezado entre sombras acababa con la victoria más holgada del curso hasta el momento. Por encima de su cabeza, el Mallorca ya solo tiene la cima.