El juez vuelve a dar carpetazo a la investigación contra Penalva y Subirán

La causa en torno a las posibles irregularidades en la instrucción del ‘caso Cursach’ vuelve a la casilla de salida. El magistrado del TSJB, Carlos Gómez, volvió a cerrar este lunes la instrucción. Al igual que hizo a finales del año pasado considera que sólo hay indicios para juzgar al juez Manuel Penalva y al fiscal Miguel Ángel Subirán por revelación de secretos y omisión del deber de perseguir delitos. El resto de ilícitos penales que sí aprecian todas las acusaciones, incluida la Fiscalía Anticorrupción, como detenciones ilegales o la manipulación de testigos son objeto de sobreseimiento libre por parte del instructor.

El auto notificado ayer apenas difiere del anterior cierre del caso. La Sala de lo Penal del tribunal obligó a reabrir la causa para incluir la posible manipulación de un testigo protegido, conocido como ‘El Trilero’. Tras tomar declaración a este, a Penalva y a los policías del Grupo de Blanqueo y cubrir así el trámite obligado, Gómez concluye que no hay indicios de que se le introdujeran datos falsos. Señala que no hay «indicios racionales» de que mintiera sino que Penalva y Subirán le «persuadieron» para que declarara lo que ya les había contado a ellos.

Del mismo modo, respecto a otros testigos como la madame, ‘El Ico’ o un antiguo camarero de Tito’s considera que los investigados están convencidos de que decían la verdad en lo que les contaban. Así, el auto archiva las actuaciones para el hijo de ‘La Paca’ y remite a los otros dos a un juzgado de instrucción para que declaren.

Respecto al exfiscal Subirán, el magistrado ordena que sea examinado cada tres meses por el forense por si su estado de salud mejora. Mientras tanto se archiva la causa para él. Un informe médico establecía que, ahora mismo, no se encuentra en condiciones de salud que le permitan afrontar un procedimiento penal.

Ahora, la causa volverá a quedar pendiente de los recursos que presentarán las acusaciones ante la Sala de lo Penal. La Fiscalía ya apeló en contra la de la resolución idéntica de hace unos meses porque consideraba que Gómez se había excedido en sus funciones como instructor y que valoraba indicios que debían serlo en juicio. Así, planteaba incluir en la acusación otros delitos mucho más graves. La resolución aún se demorará meses.