El Govern, partidario de una Navidad con restricciones duras en Baleares

El Govern apuesta por mantener restricciones estrictas en Navidad para evitar repuntes de la COVID-19 a mediados de enero. Así lo ha puesto de manifiesto este viernes la consellera de Salut, Patricia Gómez. No obstante, ha precisado que las medidas concretas se decidirán en la reunión prevista con el Gobierno.

Eso si, Baleares tiene la firme intención de abogar en Madrid, durante la reunión en la que deben establecerse las medidas sanitarias que imperarán durante la próxima Navidad, de defender restricciones duras.

«A mediados de enero podría haber un repunte si no se mantienen las medidas bastante estrictas, tenemos que evitar eso que coincide con la llega de la gripe», ha advertido la consellera Gómez.

En este sentido, ha avanzado que la propuesta de Baleares es que se continúe manteniendo la distancia social y aprovechar más el espacio exterior. Gómez ha señalado que será una Navidad muy enfocada a los niños y ha explicado que trabajarán con los ayuntamientos para ello.

La consellera no ha querido pronunciarse sobre el número de personas que podrán reunirse y ha reiterado que «Baleares participará en el grupo de trabajo del Gobierno. Esperamos poder dar una respuesta coordinada, extremar las precauciones y poder disfrutar de las fiestas con normalidad».

Preguntada por la posibildad de viajar en Navidad entre comunidades, ha manifestado que dependerá de la evolución de la pandemia y también de las medidas que tomen otras comunidades.

El portavoz del comité autonómico de enfermedades infecciosas, Javier Arranz, ha añadido que los confinamientos funcionan, así como que la gente no se reúna en lugares de forma aglomerada y mal ventilados. «Eso lo vamos a tener que tener asumido durante mucho tiempo».

De cara al Puente de la Constitución, la consellera ha señalado que está dentro del mismo paquete de medidas que las fiestas navideñas, aunque todo está en función de la evolución de la pandemia.