El estudio de seroprevalencia revelará en dos semanas la dimensión del virus en España

La directora del Instituto Carlos III, Raquel Yotti, ha comparecido para explicar los objetivos del estudio de seroprevelancia que se inicia este lunes en España, que se presenta con el nombre de NCOVID, y que permitirá determinar la dimensión de la infección por SARS-CoV 2 en nuestro país y obtener datos de gran valor para «tomar decisiones en el ámbito de la salud pública, de gran valor para el conjunto de la sociedad». Esos primeros datos se tendrán en dos semanas, según ha asegurado Yotti, una vez que se haya finalizado la primera oleada de este estudio, la de contacto y primera prueba de todos los participantes, un total de 90.000 personas.

El estudio de seroprevalencia ha sido preparado en estas últimas semanas por parte de un centenar de personas y se ha presentado como un trabajo de «magnitud importante». Desde este lunes las comunidades autonómas comenzarán con los participantes, elegidos de manera estadística, en lo que es una muestra representativa de la población española, con la colaboración del INE.

Raquel Yotti ha aclarado que la unidad de estudio es el hogar, se han seleccionado un total de 36.000 y se analizarán un total de 90.000 personas.

Las Comunidades Autónomas empiezan ya a contactar con los participantes de manera teléfonica, la participación es voluntaria, aunque Yotti ha apelado a la solidaridad de los seleccionados para poder, al finalizar todo el estudio, tener una estimación del número de personas que han desarrollado anticuerpos ante el virus, conocer también la dimensión de la epidemia por edad, por estrato demográfico, así como la transmisión dentro de los hogares -lo que implica el análisis de toda la unidad familiar y tener datos de pacientes de diferentes edades-.

Fases del estudio

Tras el contacto telefónico, el estudio arrancará con un cuestionario y dos pruebas. El primer análisis es un test rápido de anticuerpos con un pinchazo en el dedo, que en diez minutos da resultados. Además se hará una muestra de sangre, como una analítica habitual, que se analizará con técnicas más precisas que puedan aportar información complementaria que permitirá entre otras cosas detectar si hay desarrollo de anticuerpos.

A lo largo del estudio se harán diferentes mediciones en los participantes para ver cómo evoluciona la COVID-19. Tras esa primera visita, será hará un segunda visita a las tres semanas y otra a las seis. «Así se verá la evolución en el desarrollo de anticuerpos en el periodo de estudio», ha explicado la directora del Instituto Carlos III.

Yotti ha advertido que habrá que esperar a la segunda semana para tener unos primeros datos consolidados, analizados, pero al final de la primera semana se podrán hacer unas primeras estimaciones, una vez ya se haya contactado con todos los participantes.

La doctora ha explicado que este test de serología no será un test rápido, sino que las muestras de sangre se analizarán con técnicas más precisas que los test rápidos, en laboratorios. Así ha recordado que estas pruebas no se hacen para determinar si el paciente tiene el virus activo o presenta síntomas, sino para saber si hay anticuerpos. En este punto, Simón ha explicado que en caso de síntomas y positivo esa persona será atendida por el sistema sanitario.