El Consell dedicará la mayor parte de su Presupuesto a políticas sociales

La mayor parte del Presupuesto del Consell de Mallorca de 2021 se dedicará a políticas sociales y tendrá como eje de actuación el escenario que deja la pandemia por el coronavirus que ha marcado este año y definirá, también el próximo. El Consell, que recurrirá por primera vez al endeudamiento desde 2012 para compensar la caída de ingresos y la aportación que hace el Govern, reservará un mínimo de 20 millones de euros para dotar al fondo COVID para la reactivación.

El Presupuesto del Consell para 2021, aprobado ayer por el equipo de gobierno asciende a 494 millones de euros (11,6 más que el de este año) y es el más elevado de la historia. Se incrementa en un 2,4 %. 247,2 millones se dedicarán a políticas sociales; 124,1 a políticas económicas y 42,6 a medioambientales.

La presidenta del Consell, Catalina Cladera –igual que el conseller responsable de las cuentas, Josep Lluís Colom– destacaron la relevancia que tiene para la institución la supresión de corsés como la regla de gasto y otras medidas por la Administración estatal que han desaparecido. Eso, según Cladera, permitirá que, a lo largo del ejercicio, los 494 millones iniciales (referidos a la propia institución y a las entidades e institutos públicos) puedan incrementarse hasta alcanzar los 520. El endeudamiento será de 21,7 millones.
Cladera, que fue consellera d’Hisenda del Govern en la pasada legislatura, dijo que «es una medida que tomamos con una situación financiera totalmente saneada» y que, prácticamente, ya había quedado liquidado el endeudamiento que se arrastraba de años anteriores.

Carreteras: sin obra nueva

El Consell de Mallorca es una institución básicamente ‘dependiente’ de otras. El grueso de su financiación (para 2021, el 57,7 %, que son 285,3 millones) procede del Govern y el 28,5 % del Estado. La deuda de 21,7 millones supone el 4,4 %. El 9,3 % restante es del Consell. Prevé recaudar 14,4 millones en impuestos directos; 17,2 en indirectos y 26,6 en tasas, precios públicos y otros ingresos. Esto, que podría ser un alivio, no lo es tanto ya que supone 161.000 euros menos que en 2020.

La presidenta insular no ocultó que ha habido que hacer ajustes y reequilibrios en otros departamentos y explicó que aunque Cultura cae, «no se notará ni en las subvenciones ni en el apoyo al sector». Según Cladera, la caída responde a que este año no se consigan unas cantidades procedentes del llamado del Impuesto de Turismo Sostenible, la ‘ecotasa’ del Govern.

El conseller Colom entró en detalles por departamentos aunque serán estos quienes, en los próximos días, expliquen sus prioridades y cómo se financiarán. Colom se limitó a las grandes cifras.

Derechos Sociales se lleva el 45,1 % del gasto, con 223 millones, resaltando la incorporación de personal para dar cobertura a la demanda en dependencia, tercera edad, menores y otros apartados. El siguiente departamento con mayor peso en el gasto es Movilidad e Infraestructuras, con 99,2 millones, un 20,1% del total. En este punto, Colom destacó que se apuesta para 2021 por contratos de mantenimiento de vías y no obra nueva.