Diez patrullas velarán por el cumplimiento del toque de queda en Palma

Este jueves a las 22 horas todos los ciudadanos de Mallorca deberán estar en casa. Diez patrullas de la Policía Nacional velarán por el cumplimiento de las restricciones de movilidad en Palma.

A partir de las 22 horas, los agentes patrullaran las principales calles de la ciudad y las zonas más conflictivas para controlar que todos los locales permanezcan cerrados y las personas en casa. Aquellos que necesiten desplazarse más tarde de la hora indicada deberán presentar un justificante junto con el documento de identidad.

En el operativo de la Policía Nacional para Palma y Manacor participarán varias unidades del Grupo Operativo de Respuesta, patrullas con motos, policías de paisano y varias radiopatrullas. En la Part Forana la Guardia Civil velará por que se cumplan todas las nuevas restricciones.

Todos aquellos que incumplan las normas podrán ser sancionados por los agentes. Las multas por saltarse el toque de queda pueden oscilar de entre los 60 y los 600.000 euros según su gravedad.

El Govern decidió este miércoles adelantar a las 22 horas el inicio del toque de queda en toda Mallorca para tratar de frenar el incremento de la incidencia de la pandemia de coronavirus, que ha subido en una semana de 223 a 260 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días.

«Mi obsesión es evitar cualquier posible muerte», aseguró la presidenta del Govern, Francina Armengol, quien también anunció el cierre de los bares, restaurantes y cafeterías en Sóller, Lloseta y Muro, una medida que ya se implantó la semana pasada en Sa Pobla.

La ampliación del toque de queda entrará en vigor desde este jueves y está previsto que se prolongue hasta el día 21, cuando se volverá a evaluar la situación para decidir si sigue vigente durante las fiestas navideñas.