Cort ya ha pagado más de medio millón de euros por pifias judiciales del ‘caso Cursach’

Las sonadas pifias del juez Penalva y el exfiscal Subirán están saliendo muy caras al Ajuntament de Palma. Estos días, Cort ha empezado a pagar a los policías locales que fueron suspendidos de sus funciones tras ser imputados por corrupción en el ‘Caso Cursach’ y que después han sido exculpados. De momento, cinco funcionarios han cobrado más de medio millón de euros por nóminas suspendidas. Otros 29 mandos y agentes podrían cobrar en breve, aunque cantidades más pequeñas.

El caso más significativo es el de un inspector que fue ‘castigado’ cuatro años por Cort, ya que estaba en el punto de mira de Penalva, Subirán y el Grupo de Blanqueo. Ha salido absuelto de los cargos y ahora le han tenido que abonar 157.000 euros porque durante esos años sólo le pagaron el mínimo por Ley (unos 1.000 euros al mes). Un agente y un subinspector del GAP han recibido también unos 200.000 euros por el mismo concepto, mientras que un policía que ya no está en ninguna causa ha cobrado unos 70.000 euros y otro, que en los primeros meses de la investigación fue presentado como uno de los cabecillas de la «mafia policial, ha sido repuesto con unos 130.000 euros.

Las cantidades señaladas son en bruto y tendrán que ser declaradas a Hacienda, mediante declaraciones complementarias a partir de 2015. Los comisarios Joan Miquel Mut y Antoni Morey, jefes del cuartel de San Fernando que fueron represaliados y apartados de sus cargos por la regidora Angélica Pastor, también deberán ser compensados por las penalidades profesionales que padecieron durante años. Además, entre 60 y 70 policías planean reclamar indemnizaciones a Cort cuando el caso esté ya cerrado.

Empiezan a pagar también a los abogados que representan a los policías exculpados

Cort tendrá que hacer frente a tres escenarios distintos con los policías locales injustamente apartados de sus trabajos por el ‘caso Cursach’. Por un lado, las citadas compensaciones económicas por los meses o años que los agentes y mandos estuvieron suspendidos de empleo y sueldo, una vez que ahora están exculpados. Por otro, están las indemnizaciones que decenas de policías solicitarán una vez acabe todo el proceso, por los gravísimos daños morales que padecieron. Y, por último, Cort también tendrá que pagar la defensa de estos policías. Algunos de los abogados ya han empezado a cobrar sus minutas. Sólo uno de ellos, letrado de un jefe policial, pide ya 21.000 euros. Otros, que llevan cuatro años con el caso, podrían solicitar 100.000 euros.