Tips to stop feeling bloated

La sensación de hinchazón es un problema que afecta a muchas personas y que las hace sentirse realmente incómodas. La coach de salud y experta en inteligencia emocional aplicada a la nutrición Marga Almarcha precisa que «estos meses de confinamiento y de poca actividad para una gran parte de la población, sobretodo personas mayores, ha podido ocasionar problemas de retención de líquidos, así como también circulatorios».

«Las causas pueden ser variadas: desde la predisposición genética hasta trastornos hepáticos, renales, tratamientos farmacológicos, el embarazo y la menopausia…todo ello se puede ver aumentado por la falta de actividad física y los malos hábitos alimenticios», explica. Sin embargo, señala que estos problemas tienen solución «siguiendo unos sencillos consejos se puede prevenir o mejorar esta retención tan molesta y mejorar nuestra circulación».

Reducir el consumo de sal en la dieta es fundamental. «Es mejor utilizar hierbas aromáticas secas o frescas y especias que den sabor a nuestras comidas, en vez de utilizar la sal». La coach expone que «las verduras y hortalizas deben estar muy presentes en nuestros platos, sobretodos las que tienen efecto diurético como por ejemplo: el apio, la alcachofa, espárragos, la coliflor, las endibias, la cebolla, el ajo…»

También anima a incorporar verdura de hoja verde con un gran aporte en potasio, como el brócoli, kale, espinacas, coles, calabacín…

Almarcha destaca que «no nos podemos olvidar de la fruta fresca llena de antioxidantes» y recomienda especialmente comer piña, manzana, mandarina, fresas, pera, etc.

Otra de las recomendaciones fundamentales es consumir alimentos vasodilatadores que mejoren el tono venoso como las nueces, los arándanos, semillas de calabaza, el jengibre, la cúrcuma, la canela, el ajo, la cola de caballo… «Todos ellos tienen efectos positivos sobre nuestra circulación y sobre la calidad de nuestras venas», destaca.

The vegetables son también un buen aliado en nuestras comidas por su contenido en fibra que ayuda a evitar el estreñimiento y no retener líquidos. Además, añade que son una buena fuente de potasio.

La coach subraya que «otra medida imprescindible es beber la cantidad adecuada de agua, al menos un litro y medio al día. Aunque pensemos erróneamente que para evitar la retención de líquidos no haya que beber agua. Nuestro cuerpo se encargará de mantener el equilibrio hídrico».

Por último, señala que el ejercicio cardiovascular complementa todo lo anterior ya que favorece la circulación sanguínea. «Lo más aconsejable sería andar, correr, montar en bici, nadar… al menos durante 30 minutos tres o cuatro veces por semana», expone. Además, advierte que las personas que pasan muchas horas sentada, deben levantarse al menos cinco minutos cada hora para activar la circulación. También sugiere dedicar «un ratito a realizar un drenaje linfático manual para ayudar a activar el sistema linfático y drenar la acumulación de líquidos».

¿Qué se debe evitar?

Para que estos consejos surjan efecto también se debe evitar tomar otros alimentos. En este sentido, Almarcha pide evitar los alimentos precocinados y procesados por su alto contenido en sal, azúcar y grasas saturadas y trans; el azúcar refinado, la comida rápida por ser ricos en grasas saturada, lo refrescos, la margarina, el tabaco, el alcohol…

«La retención de líquidos más allá de ser un problema estético se puede convertir en un problema de salud, ya que dificulta el funcionamiento de la circulación sanguínea, con la repercusión que esto puede ocasionar. Tenemos que estar atentos a los síntomas que se presenten en nuestro organismo como hinchazón, pesadez de piernas, debilidad, palpitaciones, calambres musculares, celulitis y malestar en general; y tomar partido en mejorar», sostiene.

«Con estos sencillos consejos y tu voluntad podrás revertir esos síntomas, además de reforzar y fortalecer el sistema venoso y conseguir unas piernas más ligeras que te ayuden a tener una mejor calidad de vida», concluye.