Condenados tres responsables de una obra en Palma por la caída mortal de un albañil

Los tres procesados por la muerte de un albañil en una obra que se estaba llevando a cabo en diciembre de 2017 en la zona de Son Quint, en Palma, fueron condenados en la jornada de ayer a un año y medio de prisión cada uno y al pago de una indemnización de manera conjunta y solidaria de 250.000 euros en concepto de responsabilidad.

El suceso tuvo lugar sobre las 10.30 horas del día 19. Un trabajador, que realizaba las funciones de oficial de segunda, se encontraba en un primer piso de la obra en construcción. Junto a él había otro compañero. Ambos estaban recogiendo las herramientas, ya que habían finalizado la tarea que le había sido encomendada como empleados de una subcontrata. Todos los enseres fueron introducidos en un baúl y tenían que ser bajados en una grúa. Los dos trabajadores tenían que colocar el peso en la plataforma, pero antes de hacerlo bajaron una planta para avisar al gruísta.

Se encontraban a casi cuatro metros de altura. Instantes después se apoyaron en una barandilla, que se desplomó hacia delante provocando la muerte casi en el acto de uno de ellos al golpearse con el suelo. El compañero se salvó al poder agarrarse a un puntal situado cerca de su posición. Tras el fatídico siniestro la obra quedo paralizada para investigar lo que falló para que la barandilla cediera por el peso de una persona, algo que no debía haber ocurrido.

Por todo ello la Fiscalía imputó a tres personas por homicidio imprudente. Al jefe de la obra, al encargado general y al de la cuadrilla. Todos ellos eran los responsables de garantizar el cumplimiento de las tareas encomendadas a las distintas subcontratas. Ayer tuvo lugar la vista en una sala de lo Penal de Vía Alemania. Los tres acusados admitieron los hechos ante la juez y aceptaron una pena de un año y medio de prisión cada uno y el pago de manera conjunta y solidaria de 250.000 euros a la familia del fallecido, cantidad que ha hecho frente la aseguradora de la obra.