Condenado en Palma por conducir ebrio, sin carnet y negarse a hacer la segunda prueba de alcoholemia

Un hombre, de nacionalidad costamarfileña, ha sido condenado este martes en Palma a seis meses de prisión y al pago de una multa de 3.240 euros después de ser interceptado en julio de 2019 por la Policía Local conduciendo ebrio, sin carnet y que se negó a realizar la segunda prueba de alcoholemia.

El acusado admitió los hechos en el juzgado de lo Penal número 3 de Vía Alemania y aceptó la pena impuesta, a la que se llegó tras un acuerdo de conformidad entre las partes antes de la vista.

Importante cantidad de alcohol
Los hechos se remontan a las 9.05 horas del 30 de julio. El imputado circulaba con su Mercedes por la calle Miquel Codola de Ciutat después de haber ingerido una importante cantidad de alcohol. Por ello tenía mermadas sus facultades físicas y psíquicas e impactó contra una moto de la Policía Local de Palma. Varios agentes tuvieron que apartarse para no resultar heridos.

En la prueba de alcoholemia practicada arrojó un resultado de 1,14 miligramos de alcohol por litro en aire aspirado, casi cinco veces más de lo permitido. Se le indicó que pasados quince minutos se le tendría que realizar otra vez la prueba y se negó en rotundo, a pesar de ser advertido de las consecuencias.

Los agentes comprobaron que el varón no tenía carnet de conducir, ya que había perdido la vigencia en noviembre de 2018 y no había realizado ningún trámite para recuperarlo.

Inicialmente la Fiscalía pedía para el imputado multas que sumaban 8.280 euros y siete meses de prisión. Tras un acuerdo antes de la vista entre su abogado, David Cortés, y el ministerio público la pena se vio rebajada. Asimismo la pena de cárcel quedó suspendida dos años.