Concentración en Palma para que la economía se enfoque «a la vida digna»

«Nuestras vidas importan más que sus beneficios» fue el lema que la plataforma La vida al centre, formada por 158 entidades sociales, utilizó en una cita que reunió este sábado a unas 130 personas en la Plaça d’Espanya de Palma. Las movilizaciones por un futuro sostenible también se llevaron a cabo en otros escenarios de España. Todos los participantes llevaron mascarillas sanitarias y, algunos de ellos, carteles con la convocatoria del encuentro.

Joana Ferrà, miembro del grupo anticapitalista ATTAC, fue la encargada de leer el manifiesto en nombre de la plataforma. «Pedimos tanto al Gobierno nacional como al autonómico que la economía se enfoque a la vida digna y no a perpetuar el mismo modelo socioeconómico que nos ha llevado a aquí. Necesitamos dibujar y definir nuevas reglas del juego económico, social, ecológico y político», constató.

Además, Ferrà añadió que «las economías y los ritmos actuales en las sociedades capitalistas del norte global han generado graves desequilibrios ambientales como la crisis climática, la pérdida de biodiversidad, el fin del petróleo o la contaminación entre otros fenómenos, así como graves desigualdades e injusticias sociales a escala planetaria».

En cuanto a la situación que atraviesa Baleares en este contexto de cambio y lucha de fuerzas, la portavoz manifestó que «aquí, la especialización turística nos ha hecho extremadamente vulnerables. El parón obligatorio derivado de la crisis sanitaria obliga a plantear de manera urgente una transición política, ecológica, económica y social enfocada a disminuir la dependencia exclusiva de este sector». También aludió a los graves impactos ecológicos, sociales y económicos que se derivan de este parón turístico.

Algunas de las asociaciones y grupos sociales que participan de este movimiento son el GOB, Terraferida, Amics de la Terra, Rebel·lió o Extinció, Moviment Feminista de Mallorca o la Fundació Deixalles de la lista de 158.

Menos impuestos

Aroa Taberner es una joven de 22 años que se acercó ayer a la concentración. Opinó que «es necesario que se pidan cosas necesarias para la vida de las personas y nos tengan en cuenta. En el contexto de la Covid me gustaría que la cultura no estuviese tan castigada y que nos ayudaran a no pagar tantos impuestos». Aún así, ella cree que «no me he encontrado cuna Mallorca peor que la de mis padres cuando eran jóvenes, porque ellos heredaron muchas cosas del franquismo».

En la concentración había personas de todas las edades, la mayoría ciudadanos anónimos.

En su web, la plataforma indica sus líneas de trabajo, y que con quiere potenciar con la concentración de ayer. Son las siguientes: ámbito social y de curas, ámbito laboral, modelo económico, agroecología, turismo, territorio y medio ambiente, educación y, el último, participación democrática.