«Canto en la calle para poder comer»

Tras su experiencia en el programa La voz senior 2 de Antena 3 Televisión, que se estrena esta noche a las 22.45 horas, Naida Abanovich ha regresado a la calle. «No te puedo decir nada del programa. Lo firmé en un contrato», comenta la bielorrusa, que el lunes pasado cumplió 68 años de edad. «Lo celebré con la amiga con quien comparto piso», confiesa.

A pesar de su paso por el talent show, en el que sorprenderá a jurado y espectadores, Naida necesita ganar algo de dinero para poder comer ya que «no he cobrado nada por ir al programa, me pagaron el avión de ida y vuelta y el alojamiento, además de hacerme una PCR. Hemos grabado durante cuatro días. Pero no te digo nada, hay que tener intriga».

Durante su actuación, en la calle Sant Miquel, cerca de la Plaça de la Porta Pintada, muchos viandantes hacen un alto en su camino para escucharla, algunos murmuran que «es la del programa de La voz senior 2» y se acercan a echar unas monedas. «Lo que me da la gente por cantar en la calle lo guardo para poder comprar comida. Cada mañana voy a la cola de la iglesia de los capuchinos donde me dan un bocadillo para poder desayunar, unos días es de queso, otros de otra cosa… Para el día de Navidad ya me he apuntado para poder ir a comer».

Popularidad

Hace unos días, a raíz de la publicación de la noticia de su participación en La voz senior 2 en la web digital de Ultima Hora, le llamaron de un periódico de Bielorrusia. «Yo les dije que ya no quería saber nada. Yo allí trabajaba en la radio y en la televisión. Doy gracias a Mallorca y a España. Han hecho más por mí que mi país. Me siento mallorquina. Llegué aquí hace 15 años, un año después de que falleciera mi marido», recuerda. «Me casé a los 24 años, tuve dos hijos y quedé viuda cuando tenía 51 años. Tenía una pensión y me gastaba la tercera parte en el supermercado solo comprando lo básico para vivir. La situación de mi país esta muy mal».

De joven, Naida Abanovich tuvo una excelente formación musical y eso lo notaron los miembros del jurado de La voz senior 2. «Los coaches, como David Bustamante y Antonio Orozco, se quedaron sorprendidos y Pastora Soler me dijo que mi voz parecía la de una cantante de 40 años. No podían creer que con 67 años tuviera esta voz», confiesa.

Al preguntarle por cuál es su secreto para mantener esa potente voz de soprano, lo tiene claro. «Todos los días de mi vida canto. De joven me cuidaba, iba a los programas de televisión y las radios. Pero desde hace unos años no hago nada. Si enfermo, me quedo en casa hasta que me curo».

«Este año no he podido cantar en casas o restaurantes para celebraciones, como antes, cuando me contrataban en fiestas. Así que estas Navidades pido un trabajo para poder ganar algo de dinero y al 2021 le pido poder seguir pagando el alquiler del piso que comparto y salud para cantar».

Una señora se acerca y le dice que está muy guapa, que no tiene arrugas, a lo que Naida le da las gracias y le responde: «Mi secreto es comer cada día un trozo de tocino. Tiene elementos de colágeno y eso es bueno para mi piel».

Aunque no quiere, porque no puede, hablar del programa de televisión, le preguntamos si volvería a participar en La voz senior. «Sí, pero ya será el próximo año».

Así pues, pese a que no sabemos si llega a la final, o incluso si gana, tendremos que estar pendientes de cuanto suceda en la pequeña pantalla, pero sobre todo verla disfrutar como una diva en sus actuaciones. Pero también la pueden ver y escuchar, si la lluvia no lo impide, cada día en la calle Sant Miquel, donde su voz se eleva entre la multitud.