Así es la Casa Obrera por dentro

La Casa Obrera del barrio Foners de Palma ya cuenta con algunas camas habilitadas gracias a la colaboración del vecindario. Este sábado el nuevo centro de lucha social de la capital balear ha abierto sus puertas para mostrar su proyecto desde dentro. Una forma más de llamar la atención e intentar que más «vecinos y organizaciones obreras y sociales» colaboren con su causa.

Ha sido precisamente gracias a la colaboración y la solidaridad que en el local que anteriormente alojó una sucursal bancaria se puedan almacenar enseres y bienes de primera necesidad. Esta misma semana, poco después de empezar su singladura, la Casa Obrera ya ha repartido productos a las personas necesitadas que lo requerían. Un reparto que califican de exitoso, por la acogida entre las personas de la zona que más lo necesitan.

Espacio habilitado para acoger a familias obreras desahuciadas. Fotos: Laura Becerra.

Desde la Casa Obrera pretenden aclarar que este es «un proyecto reivindicativo, pues dicho local llevaba abandonado más de cinco años y Cajamar, propietaria en cuestión, no es más que uno de tantos bancos que se dedican a especular con estos espacios y viviendas».

«Después de haber sido rescatados con el dinero de todos los españoles continúan desahuciando a familias trabajadoras bajo el amparo de la izquierda del sistema», denuncian.

Una vez más los impulsores de este proyecto inciden en la voluntad de que, con el tiempo, este se convierta en el «centro de la vida social y cultural de la capital mallorquina».