Alemania incluye a Baleares entre las zonas de riesgo

Las autoridades alemanas han incluido a toda España, salvo las islas Canarias, en la clasificación de región de riesgo a las que se desaconseja los viajes no esenciales debido al incremento de casos de COVID-19.

Los ministerios alemanes de Sanidad y Asuntos Exteriores acordaron esta clasificación, de acuerdo a los criterios del Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia, que incluyó todo el territorio peninsular español, más las islas Baleares, en esa lista.

Hasta ahora estaban dentro de esta clasificación cinco comunidades autónomas españolas -Cataluña, Aragón y Navarra, que fueron incluidas a finales de julio-, y Madrid y País Vasco desde el pasado día 10.

España es, con Baleares a la cabeza, el destino vacacional preferido de los alemanes en el extranjero. Para el archipiélago la decisión de las autoridades alemanes supone un duro golpe, que se une a la caída del turismo británico tras decretarse la cuarentena en aquel país para quien viajara las islas.

Desde el pasado sábado es obligatorio hacerse un test -o presentar uno negativo realizado en las últimas 48 horas- tras ingresar en Alemania procedente de las denominadas zonas de riesgo -unas 130 en todo el mundo-.

Hasta tener los resultados, el viajero queda en cuarentena domiciliaria. De ser negativo se aconseja, además, hacerse una segunda prueba en los cuatro o cinco días siguientes para confirmar el primer resultado.

La calificación de región de riesgo se basa en los criterios del RKI, que toma como referencia para esa calificación los lugares donde se hayan superado los 50 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en una semana.

En esa categoría hay unos 130 países, entre los que se incluían ya, dentro del territorio de la Unión Europea (UE), varias regiones de Bélgica, Rumanía y Bulgaria, además de Luxemburgo.

El resto de regiones de riesgo son terceros países, como Turquía y parte de los Balcanes, así como Rusia, Estados Unidos y amplias zonas de África, Asia y Oceanía.

El RKI estima que uno de cada tres nuevos casos de la COVID-19 es importado. De ellos, la mayoría es de ciudadanos que pasaron sus vacaciones o visitaron a sus familiares en Kosovo (más de 1.000 casos en las últimas cuatro semanas), seguidos por los procedentes de Turquía, Serbia y Bulgaria.

España no es uno de los principales responsables del repunte, según los datos del propio RKI. Se estima que ese país tan sólo sumó 107 nuevos casos.

El RKI notificó este viernes 1.449 nuevos contagios en las últimas 24 horas, la cifra más elevada desde el 1 de mayo y la sexta jornada en diez días con más de un millar de casos.

El total acumulado de infectados por el Sars-CoV2 en Alemania se sitúa en 221.413 casos, de los cuales unos 200.000 han superado la enfermedad. La cifra de muertos con o por la COVID-19 asciende a 9.225.

La tasa de reproducción diaria o valor R se sitúa en el 0,91, lo que significa que cada enfermo infecta a menos de una persona de media. El valor R promedio de los últimos siete días es sin embargo algo más elevado, del 1,06, según los datos del RKI.

El Ministerio de Exteriores germano ha analizado en base a una serie de «criterios» la valoración de las distintas regiones en relación al riesgo ligado a la pandemia de coronavirus, según la portavoz del Ministerio alemán de Asuntos Exteriores, Maria Adebahr.

Uno de esos criterios es el estadístico, que aporta el Instituto Robert Koch (RKI), centro epidemiológico de referencia en Alemania. Si se superan los 50 casos nuevos por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días, el centro incluye a la región en la lista de zonas de riesgo, donde se encuentran unos 130 países.

Las Islas Baleares han superado la marca establecida por el RKI. Según sus cifras oficiales, en los últimos días se han registrado en el archipiélago 66,81 casos por cada 100.000 habitantes. El Instituto Robert Koch ha incluído a Baleares en su ‘lista negra’.